Artículo: Rosa Luxemburgo: ¿Una visionaria?

0
9
Dr. Virgilio Malagon Alvarez

Por: Dr. Virgilio Malagon Alvarez
[email protected]

Los lectores se preguntaran quien fue Rosa Luxemburgo y cuan relevantes son, hoy día sus reflexiones.

Rosa Luxemburgo nació el 5 de marzo de 1871, en la Polonia controlada, en ese momento, por la Rusia Zarista e imperial. Su origen semita le ayudó forjar su personalidad y estructura intelectual, reflejadas en los temas económicos y sociales que debatió toda su vida.

Como es de suponer, fue una tenaz opositora del militarismo Germano-Prusiano, avizorando el surgimiento de una Alemania con un ego imperial y, luego fascista.

En su obra de 1912, “La Acumulación de Capital: contribución a una explicación económica del imperialismo”, la Doctora Luxemburgo pontificaba que:

¨El imperialismo no era una enfermedad pasajera del capitalismo, ni superable con invocaciones a la racionalidad o el raciocinio de la burguesía. El capitalismo necesita materias primas y mercados subdesarrollados o precapitalistas, susceptibles de configurar el área de influencia de las potencias imperialistas coloniales. La cuestión de este reparto del mundo era que cuando el planeta estuviera por entero bajo el capitalismo, éste habría llegado a su límite de crecimiento y se hundiría irremisiblemente¨.

En relación a la dinámica de desarrollo y sostenimiento del Capitalismo, la Doctora Luxemburgo indicaba que el desequilibrio principal del capitalismo es la relación existente entre la pobreza de masas y la tendencia recurrente a expandir la producción por encima del consumo. Esta última condición impulsa las políticas imperiales de expansión de mercados a través de monopolios de rutas de abasto, en el planeta.

Las políticas neoliberales del incentivo de la Demanda, se contrapone a las saturaciones de la Oferta y el aumento de los costes de producción, transporte y distribución de los bienes manufacturados.

Este sistema económico, crea inmensas concentraciones de riquezas, en paraísos fiscales e improductivos, que no llegan a la población fabril y consumista.

El resultado es un modelo virtual de una economía de papeles titulares( bonos, pagarés, títulos libremente convertibles ,etc.), donde el consumo depende del crédito masivo a la población y a los gobiernos, donde estos incurren en la emisión de valores o títulos negociables, en los mercados de deudas internacionales.

En resumen: Con los mercados saturados; el nivel de crédito sobrepasando el valor de los activos que lo soportan; un poder real de compra disminuido por la inflación o la contracción de la oferta de trabajo y un flujo de caja marcado por los altos costes de intereses y falta de ingresos se hace imperiosa la necesidad de un cambio radical en el modelo económico neoliberal.

Los postulados de vanguardia de Rosa Luxemburgo, en aquella época, nos alimenta el deseo de pesquisa y por ende, de concatenación con el pensar republicano de nuestro Pedro Henríquez Ureña:

¨Dentro de nuestra utopía, el hombre deberá llegar a ser plenamente humano, dejando atrás los estorbos de la absurda organización económica en que estamos prisioneros ,y el lastre social que ahoga la vida espontánea¨ .

Si homologamos ambos sentires, tenemos que la convergencia de ambos estriba en que el Neoliberalismo solo ha servido al enriquecimiento de una claque política y al crecimiento exponencial de empresarios fabriles, comerciantes y bancarios.

Así como nuestro Pedro Henríquez Ureña nos brinda su conceptualización holística sobre el tema, Rosa Luxemburgo lo desnuda de una forma palmaria y veraz.