[:es]La reintegración prepara a las personas actualmente encarceladas y aquellas que ya han sido liberadas para trabajar y tener éxito tras su liberación: Parte 1[:]

0
99

[:es]Una comunidad en crecimiento de caminos hacia la reintegración sirve a actuales y anteriores individuos encarcelados que requieren de trabajo al ser liberados. Muchos programas de reintegración son administrados por personas que han estado dentro del sistema de justicia criminal.

“Aquellos más cercanos al problema están más cercanos a la solución”, dijo Lavon Stennis-Williams, Directora Fundadora de ReConnect Inc., quien anteriormente se desempeñó como abogado de derechos civiles quien en un momento estuvo preso en una prisión federal. “Tienes a personas como yo que salen de prisión sin querer que esperar a que otros remuevan las barreras. Hay una red de movimientos liderados por personas anteriormente encarceladas que están tomando control de todo este esfuerzo para hacer de la reintegración algo más que un simple discurso. Estamos desarrollando programas que intentan asegurar que las personas que salen puedan tener éxito y que no terminen regresando a prisión”.

Algunos programas de área de reintegración están formalizados mientras que otros un tanto menos. Varios son beneficiados a través del subsidio de Habilidades Vocacionales y de Vida a través del Departamento de Servicios Penitenciarios de Nebraska que surge de una legislación estatal sobre prisiones que data del 2014 (LB 907). Los programas trabajan con personas dentro y fuera de las prisiones estatales.

ReConnect proporciona servicios que ella no encontró cuando fue liberada en el 2010.

“Cuando yo salí de prisión, muchos de los programas de segunda oportunidad habían comenzado bajo la iniciativa Segunda Oportunidad del 2008 no recibieron reembolsos o se quedaron sin fondos”, nos dijo. “Así que cuando yo salí no había muchos programas disponibles y solamente estaban lo que restaba de otra época”.

Los que había, nos dijo, eran desarticulados y desordenados.

“Yo quería crear un programa que a mí me hubiera gustado existiere cuando yo estaba navegando con la reintegración. De lo que yo me di cuenta a través de mi experiencia personal es que no importa cuál sea tu educación, cuánto dinero tenías, cuáles eran tus conexiones, pues cuando están pasando por la reintegración te vas a enfrentar a muchas barreras. Yo desarrollé un programa para cubrir con brechas en el servicio y para no ser una limosna sino algo empoderante para ayudar a superar esas barreras”.

La ayuda para conseguir empleo es una de las partes importantes de ReConnect.

“Nosotros vemos más allá de ayudarles a crear un currículum y mejorar sus habilidades para entrevistas. Hablamos con los patrones para ver cuáles son algunas de las habilidades interpersonales que buscan en las personas. En nuestro programa de preparación para el empleo Ready for Work (Listo para el Trabajo), ponemos énfasis en esas habilidades principales que buscan los patrones: confiable, responsable, fuerte ética de trabajo, personas que resuelven problemas”.

Los talleres de ReConnect de Acreditación de Caja de Herramientas para Construcción preparan a los participantes para empleos reales.

“Trabajamos con compañías en la industria de la construcción para conocer qué es lo que estaban buscando en las personas y nosotros desarrollamos un programa de capacitación usando profesionales de la industria para que vinieran a dar clases. Ellos emiten certificados con reconocimiento en la industria”.

El Metropolitan Community College ha trabajado  sobre la reintegración por más de una década. Hoy es un proveedor autorizado con el Programa de Ayuda de Reintegración 180.

“Lo que constantemente escuchamos de los patrones es que el grupo de empleados potenciales que están revisando no tienen habilidades para conseguir empleo”, dijo la Directora Diane Good-Collins, quien pasó algo de tiempo en la prisión estatal. “Ellos no saben cómo llegar a tiempo, cómo comunicarse con su supervisor y cómo trabajar en equipo. Esas son las cosas que estamos enseñando a los clientes mientras están todavía en prisión para que cuando salgan y busquen un empleo puedan tener las mismas oportunidades que quienes no tienen antecedentes penales”.

Programas como 180 y ReConnect proveen de empleados potenciales a los patrones al revisar los antecedentes de los candidatos.

“Ahora trabajamos con más de 80 patrones”, dijo Stennis-Williams de ReConnect, Inc. “Estos patrones son muy receptivos en cuanto a contratar a hombres y mujeres que participan en nuestros talleres de preparación laboral. Yo creo que las actitudes de los patrones están cambiando, en gran parte debido a la economía. Los patrones se están dando cuenta que ya no pueden ignorar a esta fuerza laboral. Por eso considero que están haciendo un esfuerzo por conectar con programas como el nuestro”.

El programa 180 de Metro está teniendo un cambio similar.

“Hemos trabajado arduamente, hablando con los patrones sobre la población y ayudar así a eliminar el estigma. Los patrones entienden que esta es una fuerza laboral escondida. Las personas están saliendo ya capacitada y listas para ingresar a la fuerza laboral y tienen el apoyo del MCC y de otros en la comunidad durante su transición. Están listos para hacer algo diferente y lo que en verdad necesitan es una oportunidad”, dijo Good-Collins. “Las estadísticas muestran que aquellos que reciben una educación mientras están dentro de prisión tienen menos probabilidades de terminar de nuevo adentro”.

Good-Collins dijo que el MCC revisa de cerca a todos los participantes.

“No vamos a enviar a los patrones a 10 personas de las que no sabemos nada. Nosotros les revisamos para asegurarnos de que están listos para ser parte de su organización”.

A pesar de los rigurosos estándares y el gran número de historias de éxito, nos dice, no todos los patrones quieren participar.

“Algunas de las barreras no son negociables. Algunos patrones dicen que no contratarán a alguien con antecedentes penales. Algunas compañías están limitadas sobre a quién pueden contratar debido a cuestiones de responsabilidad. Algunos no saben que no contratarán a los que participan en el programa hasta que hablamos con ellos. Las personas con algunos antecedentes penales en particular no pueden lograr ser contratados para ciertos empleos”.

Good-Collins encontró un público receptivo en el foro sobre diversidad en el que ella se presentó en octubre en la Human Resources Association of the Midlands.

“Varios directores de Recursos Humanos dijeron que estarían dispuestos a trabajar con nosotros y hemos establecido relaciones con sus compañías. Yo creo que esto ha sido algo muy bueno pues ha permitido que se elimine el estigma sobre todo esto”.

Las ofertas de cursos de Metro dentro de la prisión con validez incluyen negocios, espíritu empresarial, oficios y tecnologías de la información.

“Escogimos ofrecer clases sobre esas cuatro carreras dentro de los centros penitenciarios pues esas son áreas en las que la población puede encontrar un empleo tras ser liberados. Los cursos de Habilidades para Conseguir Empleo y de Introducción a la Tecnología de Micro-computación son nuestras bases pues permiten se abran las puertas con un patrón”.

Operaciones de Procesamiento y Poder es un curso de certificación en fabricación y distribución. Una vez completado, nos dice, “su certificación nacional se traduce en poder obtener un empleo una vez sean liberados”. Ella continúa: “Hemos trabajado con personas que han tomado el curso y que ahora están ganando una muy buena paga. Las industrias de la manufactura y la construcción son campos populares y opciones que pagan muy bien. Con nuestra capacitación sobre montacargas una persona puede obtener un empleo casi de inmediato con uno de nuestros socios patrones. Otros graduados trabajan en la industria de servicio alimenticio, desde puestos de nivel inicial hasta nivel gerencial”.

Otros esfuerzos de reintegración con un enfoque sobre preparación para el empleo incluyen programas de Introducción a los Oficios y Capacitación Pre-Vocacional Urbana ofrecidos por Black Men United.[:]

LEAVE A REPLY