[:en]South Omaha takes center stage[:es]El Sur de Omaha luce sobre el escenario[:]

0
20

[:en]South.

When applied to Omaha, the word refers to a neighborhood and a school where cross-cultural intersections happen every day. South is also the working title and setting of a new play by Los Angeles playwright Michael John Garces. His original work is having its world premiere at South High on Wednesday, May 31 at 7:30 p.m. as part of the May 27-June 3 Great Plains Theatre Conference (GPTC).

South Omaha’s a landing spot for migrants, immigrants and refugees. South High’s a microcosm of the area and its range of social-racial-ethnic diversity. Garces spent time in South O researching his play. He visited there in 2015 for a similar project. His new drama expresses fears, aspirations, issues and traditions of the two primary populations comprising the area today – Anglo-Americans and Mexican-Americans. Other ethnicities are represented in the piece as well.

The GPTC production is part of the conference’s community-based PlayFest. The free show featuring South High students will be performed in the school auditorium. South High is at 4519 South 24th Street.

The annual conference hosted by Metropolitan Community College takes turns exploring aspects of inner city Omaha through its Neighborhood Tapestries. Last year’s focus was North Omaha. This year, it’s South Omaha. Garces visited last fall garnering the raw material for the play from story circles convened with people who variously live, work and attend school there or otherwise identify as South Omahans.

“Community-based work creates a story vibrantly alive in the truths of the specific community participating in it,” said GPTC artistic director Kevin Lawler. “It allows for the community to share stories directly, in-person, and with the depth theater provides. With the annual PlayFest Neighborhood Tapestries we are creating a living history of the local neighborhoods of Omaha that is unlike any other that exists for the city.”

For South, Garces created two fictional families. One, Lithuanian-American. The other, Mexican-American. The lives of Lina, younger sister Gabija and their parents are juxtaposed with the lives of Lupe, younger brother Diego and their parents. The two households contend with things universal across cultures but also singular to their own family and life situation.

Once Donald Trump got elected President, Garces returned for an extra story circle, this time with Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) recipients, who expressed concerns about anti-immigrant stands.

“It just changed what it meant to write a play at this moment,” Garces said. “I appreciated how my colleagues at the conference stepped up to that and had me come back out to have more conversations with people, which was really necessary.”

The threat of DACA’s repeal, wholesale deportations and a border wall were among the concerns shared.

“There was definitely some trepidation expressed to me about what certain changes would mean for South Omaha, particularly for young people.”

In the play Lina’s intensely curious about the legal status of friends Lupe and Diego, who avoid the subject until something brings it to light. The two girls wind up protesting on behalf of immigration reform. Garces said, “I talked to people with a very wide range of relationships to activism, so I wanted to represent young people who were activists like Lina and Lupe, and others, like Diego, who aren’t so much.”

By play’s end, Diego’s run afoul of the law and he and Lina have grown apart. Lina and Lupe ponder their respective futures. Lina’s free to go and return as she pleases. Lupe and Diego don’t have that luxury.

“Lina is frustrated with some things happening in her community and for her to leave is a different choice then for Lupe to leave because Lina knows she can come back,” said Garces, whose play intentionally explores who America is home to and isn’t today.

“I think this notion of home is challenging and contested right now. What does it mean to live in the United States since you were 2 and be told you have to go back ‘home’ to a place you don’t have any memory of and whose language you may not speak and leave the place where you do speak the language and where everyone you know lives. There’s a high degree of precariousness and uncertainty for people.”

Questions about identity and home resonate for Garces.

“There’s definitely personal connections in the play for me of families being put under stress by political concerns and as a young person having to make those decisions. Some of the interpersonal stuff that happens both within the family and with friends resonates, too.

“My father’s Cuban, my mother’s Anglo-American, and I grew up in South America, which has its own series of complexities. But at the end of the day I have friends who can’t make the same choices I can make. Regardless of how complex my life and how hard the choices may be, regardless of my convictions, there is always the simple fact I have an American passport, which unless I do something very specific cannot be taken away from me. And so I have the option of certain choices some of my friends don’t. Me choosing to leave the United States or stay is a vastly different choice than it is for someone who’s not a citizen.”

In terms of how South Omahans view themselves, Garces sees a dynamic, healthy tension between permanency and transition. It’s a working-class place with rich history and strong cultural ties, yet always reinventing itself. The one constant is aspiration.

“When I talk to people in the taqueria or the school or the Lithuanian Bakery or wherever I go, there’s always this sense of people looking forward to what’s going to be possible for the next generation and what is the neighborhood going to be. It’s been so many things but what it’s going to be is always in question.

“The sense of excitement and possibility around that is very real. The food, the murals, the sense when you’re on the street that lives are being made and that it’s a place of possibility – that’s what I’ve really taken away with me from South Omaha.”

He said even apart from questions about how federal policies, laws or executive orders might crack down on illegal immigrants, currents of change fill the air.

“I hear this from young people, old people, people from a wide range of backgrounds talking very consistently about how the neighborhood is perceived to be changing. People talk about what they think is positive about that change but also express concern.”

He said he finds people there take a “great deal of pride in their origins. whether Lithuania or Mexico or other places, whether they’re first, second or third generation.” He added, “They’re very proud, too. of being from South Omaha. At the same time they feel South Omaha is not highly regarded by people not of South Omaha.”

GPTC associate artistic director Scott Working, who’s directing the play, admires what Garces has wrought.

“He artfully distills dozens of stories and hundreds of images into these beautiful collections of relatable moments. His characters absolutely feel like you ran into them on South 24th Street. Some of our younger cast were a part of the South High discussion and recognize moments in the play that were in that conversation.”

Garces was still tweaking the ending in mid-April. Though he also directs and heads L.A.-based Cornerstone Theater Company, he’s put the production in the hands of Working, co-designers Bill Van Deest and Carol Wisner and costumer Lindsay Pape.

“As a writer I tend to try to create a framework that’s pretty open for the designer and the director to interpret that physical world. I talked to Scott about how from my writer’s perspective I think the play needs to flow and there needs to be rhythm but beyond that I’m trusting in them to capture something sort of essential about what it means to be in South Omaha. I’m actually excited to see what they come up with.”

Garces has enjoyed the experience of representing the former Magic City in a dramatic structure.

“It’s been a really good process. I’ve felt really supported by the conference. I don’t mean to sound all Hallmark about it but you occasionally have those artistic experiences that just feel good and this has been one of them. This has felt really right.”

He’s also come to feel a kinship for South O. Though he’s learned much over two years, he considers himself “more informed guest” than honorary South Omahan.

For the complete PlayFest schedule, visit
http://www.gptcplays.com/.

Read more of Leo Adam Biga’s work at leoadambiga.com.[:es]Sur. Cuando esta palabra se aplica a Omaha se refiere a un vecindario y a una escuela en donde las interacciones entre las culturas son parte del día a día. South también es el título tentativo de una nueva obra del dramaturgo Michael John Garcés de Los Ángeles. Su trabajo original tendrá su debut mundial en South High el miércoles 31 de mayo a las 7:30 p.m., como parte de la Great Plains Theatre Conference (GPTC) que se llevará a cabo del 27 de mayo al 3 de junio.

El Sur de Omaha es un lugar al que llegan muchas personas, entre ellas inmigrantes y refugiados. El Sur de Omaha es un microcosmos del área y su gran rango de diversidad social, racial y étnica. Garcés pasó bastante tiempo en el Sur de Omaha realizando trabajo de investigación para su obra. Él había visitado el área en el 2015 para un proyecto similar. Su nuevo drama expresa los miedos, aspiraciones, problemas y tradiciones de las dos poblaciones que le conforman hoy en día: los anglo-estadounidenses y los mexicano-estadounidenses. Otras etnicidades también están representadas en la obra.

La producción de GPTC es parte del PlayFest de la conferencia, evento basado en la comunidad. El show gratuito, que contará con estudiantes de South High, se presentará en el auditorio de la escuela. South High se ubica en 4519 South 24th Street.

La conferencia anual, cuyo anfitrión es el Metropolitan Community College, explora aspectos de Omaha a través de Neighborhood Tapestries. El enfoque del año pasado fue el Norte se Omaha. Este año lo será el
Sur de Omaha. Garcés visitó el año pasado durante el otoño obteniendo material para la obra de los círculos de historias con personas que viven, trabajan y asisten la escuela ahí o que se identifican como personas del Sur de Omaha.

“El trabajo basado en la comunidad crea una historia vibrantemente viva en las verdades de la comunidad específica que participa en esta”, dijo Kevin Lawler, director artístico del GPTC. “Permite que la comunidad comparta sus historias de forma directa, en persona y con la profundidad que brinda el teatro. Con Neighborhood Tapestries en el PlayFest anual, estamos creando una historia viviente de los vecindarios locales de Omaha – es algo en verdad único”.

Para South, Garcés creó a dos familias ficticias. Una lituana-estadounidense. La otra mexicana-estadounidense. Las vidas de Lina, su hermana más joven de Gabija, y sus padres son yuxtapuestas con las vidas de Lupe, su hermano más joven de Diego y sus padres. Las dos casas se enfrentan a cosas que son universales a través de las culturas pero también con lo que es particular para sus propias familias y sus situaciones de vida.

Una vez que Donald Trump fue electo Presidente, Garcés regresó para un círculo de historias adicional, esta vez con quienes han sido beneficiados con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), mismos que expresaron su preocupación sobre las posiciones antiinmigrantes.

“Cambió lo que significa escribir una obra en este momento”, Garcés dijo. “Yo aprecié cómo mis colegas en la conferencia me apoyaron y lograron que volviera para tener más conversaciones con las personas, lo cual era en verdad necesario”.

La amenaza de que sea revocada la DACA, que se realicen deportaciones al por mayor, así como la construcción del muro, eran algunas de las preocupaciones compartidas.

“Definitivamente se me expresó algo de temor sobre lo que ciertos cambios podrían significar para el Sur de Omaha, en particular para los jóvenes”.

En la obra, Lina es intensamente curiosa sobre el estado legal de sus amigos Lupe y Diego, quienes evitan el tema hasta que algo hace que salga a la luz. Las dos niñas terminan protestando a favor de una reforma migratoria. Garcés dijo: “Yo hablé con personas con un amplio rango de relaciones con el activismo, por lo que quise representar a los jóvenes que son activistas como Luna y Lupe, así como a otros como Diego que no lo son tanto”.

Para el final de la obra, Diego está huyendo de la policía y él y Lina se han distanciado. Lina y Lupe piensan sobre sus respectivos futuros. Lina puede irse y regresar como le plazca. Lupe y Diego no tienen ese lujo.

“Lina se siente frustrada por algunas cosas que suceden en su comunidad y si ella decide irse es una elección diferente a la de Lupe, pues Lina sabe que ella puede regresar”, dijo Garcés, cuya obra de forma intencional explora para quien es hoy en día los Estados Unidos de Norteamérica un hogar y una casa y para quien no.

“Yo pienso que esta noción de hogar está sufriendo un cambio en este momento. ¿Qué significa vivir en los Estados Unidos de Norteamérica desde que tenías 2 años y que te digan que te regreses a tu ‘casa’, a un lugar que no recuerdas y con un idioma que tal vez no hables y dejar un lugar en donde sí hablas el idioma y donde viven todas las personas que conoces? Hay un alto grado de precariedad e incertidumbre para las personas”.

Las preguntas sobre identidad y el hogar resuenan con Garcés.

“Definitivamente hay conexiones personales que tengo con la obra sobre las familias que son puestas bajo presión por cuestiones políticas y al ser una persona joven que tiene que tomar esas decisiones. Algunas de estas cosas interpersonales que suceden dentro de las familias y con los amigos también resuena.

“Mi padre es cubano, mi madre es estadounidense y yo crecí en Sudamérica, lo cual definitivamente tiene su serie de complejidades. Pero al final del día, yo tengo amigos que no pueden tomar las mismas decisiones que yo. Sin importar lo compleja que sea mi vida o lo difícil que sean las decisiones por tomar, sin importar mis convicciones, no debo olvidar que tengo un pasaporte de los Estados Unidos de Norteamérica el cual, salvo que haga algo muy específico, no puede serme retirado. Así que tengo la opción de tomar ciertas decisiones que algunos de mis amigos no pueden. Si escojo salir de los Estados Unidos de Norteamérica o si decido quedarme es una decisión completamente diferente a la de alguien que no es ciudadano”.

En cuanto a cómo se ven a ellas mismas las personas del Sur de Omaha, Garcés observa una tensión dinámica y saludable entre permanecer e irse. Es un lugar de clase trabajadora con una rica historia y fuertes lazos culturales y que a la vez siempre se está reinventando. La constante apreciable son las aspiraciones.

“Cuando hablo con las personas en la taquería o en la escuela o en la Pastelería Lituana o en cualquier lugar que visite, siempre puedo sentir que las personas están a la espera de lo que será posible para la siguiente generación y cómo será el vecindario. Ha sido tantas cosas pero lo que va a ser en un futuro siempre es una de las preguntas por contestar.

“El sentido de emoción y de posibilidad que se aprecia en el ambiente es muy real. La comida, los murales y ese sentimiento de que cuando estás en la calle hay vidas a tu alrededor tomando forma y que es y un lugar repleto de posibilidades, eso es lo que me llevo del Sur de Omaha”.

Él comento que, aparte de las preguntas sobre como las políticas, leyes y órdenes ejecutivas federales pueden enfocarse en los inmigrantes ilegales, las corrientes del cambio pueden sentirse en el aire.

“Yo escucho esto de los jóvenes, de las personas mayores, de personas que provienen de un amplio rango de orígenes, quienes hablan de forma constante sobre cómo se percibe que el cambio está presente en el vecindario. Las personas hablan sobre lo que piensan que es positivo sobre ese cambio, pero también expresan sus preocupaciones”.

Él dijo que aprecia que las personas en el área “sienten un gran orgullo por sus orígenes, sean de Lituania o México o de otros lugares, sean de primera, segunda o tercera generación”. Continuó agregando: “También sienten mucho orgullo por ser del Sur de Omaha. Pero también considera que el Sur de Omaha no es tan valorado por las personas que no son del Sur de Omaha”.

Scott Working, Director Artístico Asociado en GPTC y quien está dirigiendo la obra admira lo que ha forjado Garcés.

“Él destila de forma artística docenas de historias y cientos de imágenes en estas hermosas colecciones de momentos que uno reconoce. Sus personajes en verdad se sienten como si uno pudiere encontrárselos al caminar por South 24th Street. Algunos de los miembros más jóvenes del elenco fueron parte de la discusión en South High y reconocen momentos en la obra que fueron parte de esa conversación”.

Para mediados de abril, Garcés todavía estaba trabajando sobre el final de la obra. Aunque él también dirige y lidera la Cornerstone Theater Company con base en Los Ángeles, él ha dejado la producción en manos de Working, de los co-diseñadores Bill Van Deest y Carol Wisner y de la diseñadora de vestuario Lindsay Pape.

“Como escritor yo tiendo a crear una estructura que es muy abierta para que el diseñador y el director interpreten el mundo físico. Yo hablé con Scott sobre cómo desde mi perspectiva como escritor, considero que necesita existir un ritmo, pero más allá de ello confío en lo que ellos para que capturen algo esencial sobre lo que significa estar en el Sur de Omaha. Me emociona ver qué es lo que hacen”.

Garcés ha disfrutado la experiencia de representar a la antes Ciudad Mágica en una estructura dramática.

“Ha sido un muy buen proceso. Yo me siento en verdad apoyado por la conferencia. Yo no quiero sonar como tarjeta Hallmark sobre esto, pero en ocasiones se tienen estas experiencias artísticas que se sienten tan bien y esta ha sido una de ellas. En verdad se siente muy bien”.

También ha llegado a sentir algo de unión con el Sur de Omaha. Aunque ha aprendido mucho durante los últimos dos años, él se considera más un “invitado informado” que un miembro honorario del Sur de Omaha.

Para la agenda completa de PlayFest, visite
http://www.gptcplays.com/.

Lea más del trabajo de Leo Adam Biga en leoadambiga.com.[:]

LEAVE A REPLY