[:en]A small dedicated team works year round on Cinco de Mayo[:es]UN PEQUEÑO Y DEDICADO EQUIPO trabaja todo el año en el Cinco de Mayo[:]

0
11

[:en]

The multifaceted Cinco de Mayo Omaha event includes elements typical to Cinco de Mayo celebrations around the country: a Saturday parade (one of the largest in the region), a wide array of ethnic and American food, a beer garden, various vendors representing business and nonprofits around the city, family-friendly activities, and live entertainment including two concerts featuring nationally known acts.

But the Omaha event has many unique features, too, like an education conference taking place several weeks before the festival; the Little Miss, Junior Miss and Miss Cinco de Mayo pageant; a historical exhibit at the new South Omaha Museum; a career expo; a health fair; a mariachi mass and a Christian service on Sunday morning; and even a boxing tournament.

The public sees Cinco de Mayo Omaha as a fun, three-day spring festival, but the planning actually begins half a year earlier with a small core staff launching a long list of administrative tasks like applying for various permits, securing sponsorships, budgeting, and booking entertainment.

Bianca Salazar-Chavez, a University of Nebraska-Omaha student intern, began working with the Little Miss/Junior Miss/ Miss Cinco de Mayo pre-events months ago. She says she’s enjoyed watching the 28 Little Miss/Junior Miss/Miss candidates gain confidence through a series of activities that started in December, from photo sessions to life skills workshops that will culminate in a coronation on Friday, May 5. “We track attendance and participation, which counts toward the final score,” she says. The girls learn about their Mexican heritage and practice public speaking skills in Spanish as well as English, but they also go on social outings and make new friends.

“They have a lot of fun and it’s exciting for them,” Salazar- Chavez says.

Another important role Salazar-Chavez serves is coordinating marketing and social media, which started last fall.

“I like the people I work with and I’m getting experience under my belt,” she says. The work has helped her polish her time management skills and also it’s an opportunity to communicate in both English and Spanish, she added. “There are not a lot of people at my level in school who can say they’ve helped with such a big event.”

As Cinco de Mayo draws closer the number of people involved expands from the handful of people who make up the basic administrative team to a group of volunteers that reaches past 100. Volunteer Coordinator Anadelia Lamas Morgan says volunteer hours easily exceed 300, and although “we have a great response from Latino organizations,” anyone is welcome to volunteer who simply wants to serve the community. Volunteers help with numerous tasks for the festival, which stretches across several city blocks. They may be asked set up tables and chairs at vendor booths, hang banners, pick up trash in the street, visit 24th-Street businesses to communicate event logistics, help vendors and participants haul material, assist with traffic and crowd control, and execute any number of random and unexpected errands. “They are super-helpful,” Morgan says.

The festive atmosphere is a bonus. “Some volunteers drop in while they’re at the event, and then they stay and enjoy the festival,” she says. “It’s like a big family party. It’s hard to come to this festival and not run into people you know.”

A substantial portion of the volunteer force are students, Morgan adds, and they’re from high schools and colleges all over the city. “It’s important for them to show they’re doing good things in the community and being positive role models,” she says.

Not only do many young volunteers return in subsequent years, some eventually become involved at a deeper level later. For instance, Marcos Mora, who oversees the comprehensive event planning, began as a college volunteer. Morgan first served the event with her college sorority. For Anna Hernandez-Valencia, Cinco de Mayo Omaha was a family affair of sorts. As a youth, she volunteered alongside her mother, who was an educator at South High. Now she’s on staff to coordinate parade entries and food vendors as well as the March education conference.

“The reason I became involved is that it connects me to the community as a whole in terms of pride,” Hernandez-Valencia says. “It’s like a big family reunion sometimes.”

The community involvement is what makes Omaha’s events stand out from Cinco de Mayo celebrations across the country, she adds.

“I’ve heard from people elsewhere that some of other celebrations have lost the community connection and become very commercialized,” she says.

Morgan agrees. “The way we make it noncommercial is through community involvement,” she says. “It really does promote the South Omaha area, that it’s vibrant and healthy and with people who are making a difference in their community.”

Funds raised from Cinco de Mayo benefit the community in tangible ways, too. The coordinating organization for Cinco de Mayo Omaha, the South Omaha Business Organization (SOBA), is a nonprofit dedicated to preserving the diversity, heritage, and economic vitality of the community of South Omaha.

“(Cinco de Mayo Omaha) is a very unique gem in the state of Nebraska that many have yet to discover and need to discover,” Hernandez-Valencia says.

[:es]

El multifacético evento del Cinco de Mayo en Omaha incluye elementos típicos de las celebraciones del Cinco de Mayo en el país: un desfile el sábado (uno de los más grandes en la región), una amplia gana de comida étnica y estadounidense, un bar con cervezas, varios vendedores representando los negocios y organizaciones sin fines de lucro de toda la ciudad, actividades para toda la familia y entretenimiento en vivo incluyendo dos conciertos con artistas reconocidos a nivel nacional.

Pero el evento de Omaha también tiene muchas características únicas, como una conferencia sobre educación que se lleva a cabo varias semanas antes del festival, los concursos de Little Miss, Junior Miss y Miss Cinco de Mayo, una exhibición histórica en el nuevo Museo del Sur de Omaha, una expo sobre profesiones, una feria de salud, una misa con mariachi y una misa cristiana el domingo por la mañana, además de un torneo de box.

El público ve el Cinco de Mayo en Omaha como un divertido festival de tres días, pero la planeación en realidad comienza medio año antes con un pequeño grupo de trabajo clave que se enfoca en llevar a cabo una larga lista de tareas administrativas, tales como solicitar los diversos permisos para el evento, asegurar los patrocinios, establecer el presupuesto y agendar el entretenimiento.

Bianca Salazar-Chávez, estudiante de la Universidad de Nebraska-Omaha y pasante, comenzó a trabajar hace meses en los pre-eventos de Little Miss/Junior Miss/Miss Cinco de Mayo. Ella dice que disfrutó ver a las 28 candidatas de Little Miss/Junior Miss/Miss ganar más confianza en ellas mismas gracias a las diversas actividades que comenzaron en diciembre, desde las sesiones de fotos hasta los talleres sobre habilidades para la vida que culminarán con la coronación del viernes 5 de mayo. “Llevamos un conteo sobre la asistencia y participación lo cual se considera para la calificación total”, nos comenta. Las niñas aprenden sobre su herencia mexicana y practican habilidades para hablar en público idioma español y en idioma inglés, pero también salen a eventos sociales y hacen nuevos amigos.

“Se divierten mucho y es algo emocionante para ellas”, dijo Salazar-Chávez.

Otro rol importante que lleva a cabo Salazar- Chávez es coordinar la mercadotecnia y las redes sociales, lo cual comenzó en el otoño.

“Me agradan las personas con quienes trabajo y estoy obteniendo más experiencia”, nos comenta. El trabajo ha ayudado a mejorar sus habilidades de administración de tiempo y también le brinda una oportunidad para comunicarse tanto en inglés como en español. “No hay muchas personas en mi nivel escolar que puedan decir que han ayudado en un evento tan grande”.

Al acercarse el evento del Cinco de Mayo el número de personas que trabajan en este evento pasa de unas cuantas personas a un grupo de voluntarios que llega a ser de más de 100 personas. Anadelia Lamas Morgan, Coordinadora de Voluntarios, comenta que las horas trabajadas por los voluntarios fácilmente excede las 300 horas y aunque “tenemos una gran respuesta de las organizaciones latinas”, todos son bienvenidos para actuar como voluntarios si quieren servir a la comunidad. Los voluntarios ayudan con diversas tareas para el festival, el cual se lleva a cabo en varias cuadras de la ciudad. Puede que se les pida ayudar a montar las mesas y sillas en los puestos de los vendedores, colgar banners, recoger la basura en las calles, visitar los negocios en la calle 24 para comunicar la logística de los eventos, ayudar a los vendedores y participantes a mover el material, ayudar con el control del tráfico y de las multitudes y llevar a cabo los diversos mandados inesperados. “Nos ayudan bastante”, dijo Morgan.

El ambiente festivo es un buen extra. “Algunos voluntarios llegan mientras están en el evento y terminan por quedarse para disfrutar del festival”, nos dice. “Es como una gran fiesta familiar. Es difícil visitar el festival y no encontrar a alguna persona que conozcas”.

Una gran parte de los voluntarios son estudiantes, comenta Morgan, de las escuelas y colegios de toda la ciudad. “Es importante para ellos mostrar que están haciendo las cosas bien en la comunidad y que son buenos ejemplos a seguir”, nos dijo.

No solamente regresan muchos de los jóvenes voluntarios en años posteriores, sino que algunos incluso llegan a involucrarse más a fondo. Por ejemplo, Marcos Mora, quien supervisa la planeación general del evento, comenzó como un voluntario universitario. Morgan antes trabajó para el evento con su hermandad. Para Anna Hernández-Valencia, el Cinco de Mayo en Omaha es un evento familiar. Cuando joven, ella fue voluntaria junto con su madre, quien era educadora en South High. Ella ahora es parte del equipo de trabajo que coordina el desfile y a los vendedores de comida, además de la conferencia educativa de marzo.

“La razón por la cual comencé a participar es por cómo me conecta con la comunidad en cuanto a lo orgullosa que me hace sentir”, dijo Hernández-Valencia. “En ocasiones es como una gran reunión familiar”.

Según comenta ella, la participación de la comunidad es lo que hace que los eventos en Omaha se destaquen de las otras celebraciones del Cinco de Mayo en el país.

“He escuchado de las personas en otro lado que algunas de las otras celebraciones han perdido la conexión con la comunidad y se ha vuelto algo muy comercializado”, nos dice.

Morgan coincide en esto: “La forma en que lo hacemos como algo no comercial es a través de la participación de la comunidad. En verdad promueve el área del Sur de Omaha que es algo muy saludable y con personas que están haciendo la diferencia en su comunidad”.

Los fondos recaudados del Cinco de Mayo benefician a la comunidad de formas tangibles. La organización que coordina el Cinco de Mayo en Omaha, la South Omaha Business Organization (SOBA), es una organización sin fines de lucro dedicada a preservar la diversidad, herencia y vitalidad económica de la comunidad del Sur de Omaha.

“(Cinco de Mayo en Omaha) es una gema única del Estado de Nebraska que muchos no han descubierto todavía y que necesitan descubrir”, dijo Hernández-Valencia.

[:]

LEAVE A REPLY