Aviación elevará vuelo con nueva ley y cifras azules que ha obtenido

0
51
  • Reglamento de la Ley 57-23, que incentiva el sector, estará pronto; por gestión de JAC se han abierto 216 nuevas rutas

República Dominicana experimenta un auge sin precedentes en su industria de aviación comercial, respaldado por una serie de logros institucionales. Las evaluaciones que se realizan, tanto por parte de organismos internacionales, como internos, así lo certifican.

A esto se suma la llegada de una legislación progresista la Ley 57-23 que establece incentivos fiscales que darán más fuerza al sector. La Junta de Aviación Civil (JAC) desempeña un papel crucial en la regulación y promoción de la aviación civil dominicana. El presidente de la institución, José Marte Piantini, asegura que bajo su liderazgo se han dado pasos importantes y obtenido un conjunto de logros, contados desde agosto de 2020 hasta marzo de 2024.

Desde la JAC, se han firmado 33 acuerdos de cooperación comercial con aerolíneas internacionales, se han establecido 216 nuevas rutas hacia diferentes destinos y se han realizado más de 44,000 operaciones aéreas no regulares, entre otros puntos destacados.

Hay otros números que hablan por sí solos: durante el año 2024 (según un corte a marzo), se han registrado 59 nuevas rutas internacionales, con 1,708 operaciones aéreas no regulares y un estimado de ingresos de US$4,780 millones para el país. Además, se han movilizado 47 millones de pasajeros por aeropuertos y se han generado 46,710 millones de dólares en ingresos directos e indirectos.

El crecimiento sostenido del sector aeronáutico se ha visto respaldado por un marco regulatorio favorable y medidas gubernamentales para promover la competitividad y el desarrollo. La reciente aprobación de la Ley 57-23, que establece un Régimen de Incentivos Fiscales a la Aviación Civil Nacional e Internacional, promete impulsar aún más el crecimiento.

Las facilidades contempladas aún no han entrado en vigor; se espera que en los próximos días el presidente Luis Abinader emita el decreto sobre el Reglamento de aplicación de la ley, y que su implementación impulse aún más la actividad aeronáutica. La ley busca fomentar la competitividad de la aviación civil en República Dominicana, promover el crecimiento sostenible y establecer nuevas rutas domésticas e internacionales desde y hacia mercados estratégicos.

El país se ha consolidado como un actor destacado en la industria de la aviación civil regional, con relaciones aerocomerciales establecidas con 71 países y la suscripción de instrumentos de servicios aéreos con 24 naciones. Además, el país ha sido elegido recientemente para ocupar la primera vicepresidencia del Comité Ejecutivo de la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (Clac), lo que demuestra su influencia y liderazgo en la región.

Respondiendo a preguntas formuladas por este diario, Marte Piantini asegura que uno de los pilares del éxito de la aviación ha sido el sólido respaldo del gobierno. “Bajo el liderazgo del presidente Abinader se ha promovido activamente la competitividad y el desarrollo”, indica.

Por primera vez en mucho tiempo, la nación cuenta con cinco aerolíneas nacionales que operan bajo este segmento. Y que lo hagan teniéndolo como “sombrilla” significa que utilizan aeronaves con capacidad para transportar más de 30 pasajeros. Las cinco empresas son: Sky High Aviation Services Dominicana, S.A.; Arajet; AIR Century, S.A. (ACSA), Redair y Sunrise Airways Dominicana.

De agosto de 2020 a marzo del año en curso se han registrado 404,906 operaciones aéreas en total, con un impacto significativo, transferido de la aviación comercial a la economía por los recursos económicos que giran en torno a eso.

Los incentivos fiscales incluidos en la Ley 57-23 abarcan una serie de beneficios, como la exención total de la retención del impuesto por concepto de pagos de rentas al exterior por arrendamiento de aeronaves o motores de aeronaves, así como la exención del pago del Impuesto sobre la Transferencia de Bienes industrializados y Servicios (Itbis) en la venta de vuelos completos por parte de empresas operadoras dominicanas a empresas en el exterior, entre otros.

Estas facilidades procuran, además, consolidar la posición de este país como un centro de conexión para el transporte de pasajeros y carga, el comercio y la inversión internacional.

República Dominicana ha sido destacado en dos ocasiones por la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo, por superar las estadísticas de transporte aéreo del año 2019 con un aumento del 116 %.

Por otro lado, la JAC ha obtenido reconocimientos significativos en términos de transparencia y ética. En las evaluaciones realizadas por la Dirección General de Integridad Gubernamental (Digeig), la JAC ha recibido la máxima puntuación en los indicadores de Monitoreo de Estandarización de Divisiones de Transparencia. “Mantenemos nuestra certificación ISO 9001:2015 en nuestro Sistema de Gestión de Calidad”, explicó Marte Piantini.

LEAVE A REPLY