Artículo: El proceso inflacionario norteamericano.

0
36

Por: Dr. Virgilio M. Malagón Álvarez, PhD,
[email protected]

Para «El Mundo de los Negocios» y demás Multimedios
de The Ballester Business & Media Group, Inc.

I-Un breve relato.

Recientemente, la Reserva Federal norteamericana (equivalente a nuestro Banco Central), ordenó otro gran aumento en las tasas de interés y advirtió que las tasas tendrán que subir aún más para controlar la inflación obstinadamente alta.

Este banco central elevó su tasa de interés de referencia en 3/4 de puntos porcentuales. La tasa, que estaba cerca de cero en marzo, ha subido 3,75 puntos porcentuales en los últimos ocho meses. Esa es la serie más agresiva de aumentos de tasas en décadas, pero hasta ahora ha hecho poco para frenar la inflación en Norteamérica.

La inflación anual en septiembre fue del 6,2%, según el criterio preferido de la Fed, sin cambios con respecto al mes anterior. El índice de precios al consumidor más conocido muestra que los precios suben aún más rápido, a una tasa anual del 8,2%.

El presidente (gobernador) de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió que controlar una inflación tan severa probablemente requerirá tasas de interés aún más altas de lo que él y sus colegas habían pronosticado hace solo dos meses.

Esto implica que están tratando de enviar un mensaje sea claro, de que falta mucho terreno por transitar con respecto las tasas de interés antes de llegar al nivel que quieren esas autoridades monetarias. Sin embargo, éstas también reconoces que tales medidas son altamente restrictivas.

Sin embargo, insisten estas autoridades, que el ritmo de los aumentos de las tasas podría disminuir pronto, ya que los formuladores de políticas evalúan el efecto que los mayores costos de endeudamiento están teniendo en la economía. Esto asi, porque las tasas a pagar por los Bonos del Tesoro y la cartera pasiva interna del gobierno norteamericano, se hace ya insostenible.

II-El impacto de estas medidas en la economía de Norteamérica.

Indiscutiblemente, que las medidas restrictivas traen sus consecuencias:

1-Las acciones en las bolsas de valores subieron inicialmente ante la insinuación de aumentos de tasas más pequeños en diciembre o enero, pero pronto se hundieron ante la perspectiva de que las tasas finalmente tendrán que subir. El Promedio Industrial Dow Jones cayó más de 500 puntos o 1.55%. El índice S&P 500 más amplio cayó un 2,5%.

2-Para frenar la inflación, es probable que los costos de endeudamiento deban permanecer elevados durante un período prolongado.

3-Las subidas de tipos están surtiendo efecto, incluso si la inflación sigue sin control

4-Los costos de endeudamiento más altos ya han hecho mella en el mercado de la vivienda. Y otras partes de la economía están comenzando a desacelerarse. Pero los consumidores, aún llenos de efectivo ahorrado al principio de la pandemia, continúan gastando dinero. Como resultado, es posible que la Fed tenga que pisar los frenos con más fuerza y durante más tiempo de lo que lo haría de otra manera.

5-Es importante señalar, que por las peculiaridades de esa economía, todavía hay un pequeño colchón de ahorro para los hogares, que puede permitirles seguir gastando de una manera que mantenga fuerte la demanda.

6-En el ámbito político y con miras a las próximas elecciones congresuales y edilicias, la inflación es una de las principales preocupaciones entre los votantes; la administración Biden y la mayoría de los miembros del Congreso se han mantenido solapadamente ¨in mutis¨ en relación del accionar de la Reserva Federal. Sin embargo, algunos legisladores demócratas han comenzado a cuestionar el enfoque de ésta, advirtiendo que los aumentos agresivos de las tasas podrían dejar sin trabajo a millones de personas. Además, los aumentos en las tasas de interés arriesgaran la desaceleración de la economía y a lo mejor no logren frenar el aumento de los precios, que continúan martirizando a las familias.

7-El mercado de la vivienda ya se ha desacelerado; las tasas hipotecarias superan el 7% por primera vez en más de veinte (20) años!!!

8-El promedio de ventas de viviendas, por mes, era de unas 200,000 unidades. Hoy día apenas llega a las 35,000. La tasa de préstamos hipotecarios subió de un 3% a casi un 8%

9- En 2020, el gasto anual promedio en todas las unidades de consumo fue de $61,334. Los hogares estadounidenses gastaron $7317 en alimentos, $9826 en transporte, $2838 en gastos relacionados con la vivienda, $5177 en atención médica y $2912 en entretenimiento. En julio de 2022, el índice de todos los bienes, excepto alimentos y energía, aumentó un 5,9%.

III-En resumen:

A pesar de que la Reserva Federal ha expresado su determinación de controlar la inflación, también me preocupa mucho que un aumento de las tasas demasiado rápido, en un momento de incertidumbre económica como la que se vive en Norteamérica, puedan generarse las condiciones óptimas para una recesión económica, o por lo menos una estanflación, que podría degenerar en una gran depresión económica, en esa nación.

LEAVE A REPLY