[:en]KM3 reporter Maya Saenz living her dream[:es]La reportera Maya Saenz de KM3 está viviendo su sueño[:]

0
25

[:en]KMTV Channel 3 news reporter Maya Saenz is living a dream that started as a girl in rural Colorado watching Telemundo Denver and KUSA NBC Channel 9.

Saenz ended up working at both stations before joining KM3 in 2016.

This youngest of three sisters is the only one not born in Chihuahua, Mexico, where the girls made tradition-rich  summer immersions.

Spurred by her immigrant parents’ (her father’s an entrepreneur and her mother’s a teacher) emphasis on education, Maya and her older sisters, Dulce and Nora, graduated from the University of Denver to pursue professional careers.

The family endured a life-changing event when Maya’s undocumented father got deported when she was 12. They moved to El Paso-Juarez to be near the border.

Saenz said, “We had a place in El Paso, but we spent 80 percent of the time in Juarez (on the Mexican side). I crossed the border every single day to go to school in the U.S. because I was too Americanized to go to Mexican schools.”

“My mother was too Americanized to teach in Mexico.”

Saenz didn’t let her unsettled status limit her from student activities.

“As inconvenient as this border barrier was I still had to prepare myself for college.”

When the move first occurred, she said, “I thought it was the worst thing that could happen to us. Looking back, i think it’s one of the best things. Our parents didn’t want us to lose those Mexican values. They wanted us to see them daily and the life we could have had had we stayed in Mexico.”

Having a father barred from the U.S. personally informs the immigration separation stories she covers today.

“l’ve lived it. I feel I can definitely relate when I interview people. That experience made me understanding of situations and circumstances that people from all paths of life face. It made me conscious that we have no idea what people are going through at home.”

Her father’s “restarted life in Mexico,” where he has his own business.

“It’s definitely been hard not having him here. You want your parents there for everything you accomplish.”

The Saenzes do stay connected.

“We’re a very close family. We’re on group text every day. I call my parents every single night on my way home from work. My father knows my day to day life, he knows what stories I do, he’s able to watch me on the evening news. He knows what makes me happy. Just the other day, he texted me, my sisters and my mom, saying, ‘I love you all and I live proudly for you four.'”

She finds relief talking to family after filing emotionally wrenching stories in which someone’s lost a loved one.

“You don’t want to go home and stay in that state of mind. Communicating with family helps to kind of shake it off.”

Though she’s clearly found her calling, in college Saenz needed assurance TV was the right path.

“I knew I had the desire and the drive,” she said, “but I didn’t know realistically if a young Mexican-American girl was going to be able to make it. I had this professor, Laressa Watlington, who had been an anchor for Univision. I grabbed onto her and bugged her about how do I get this and how do I do that. She opened doors for me.

“We actually ended up working together at Telemundo Denver after I graduated. I’m still very close with her.  She’s definitely a mentor in my life.”

The University of Denver made sense since her sisters preceded her there.

“Being Mexican-American, family is everything. Having to move away from my parents in El Paso, it was very important I be surrounded by my sisters during this culture shock experience. Having my sisters there really helped me get assimilated. I really needed that family support, leadership and guidance.”

Internships and jobs prepared her for her fast-track rise.

“I knew I just had to hustle and graduate and become successful like my sisters did.”

Moving forward, she said, “I definitely want to stay in news and to tell people’s stories. I just hope my platform gets bigger.”

Her career began in Spanish-language television. She set her sights on the English-speaking market in order to present Hispanic stories not being told there.

Upon finding she was “the only brown person in the newsroom” at KM3, she said, “I was like, wow. what a scary challenge but also what a great opportunity.”

She doesn’t like being the obligatory brown girl striking a blow for inclusivisty.

“Sometimes people don’t even pay attention to what you’re saying or the story – they just see you.”

On the other hand, her skin color and Spanish fluency allow her to get stories others can’t.

“I’m able to talk to people who may even know English but don’t trust other reporters. They trust me because of my background. As much as I’d like people to recognize me just for my work, I own being the Hispanic reporter.”

“Coming to Nebraska, I did not honestly think I was going to cover as many Latinos as I have. I feel like I’ve contributed to covering positive stories from the Hispanic community to where they feel they have someone they can count on.”

Her community outreach sees her emcee Latino Center of the Midlands, Women on a Mission for Change and Cinco de Mayo events, among others.

She knows young Latinos watch her with admiration the same way she did her TV news idols.

“I’m very conscious of the role I’m playing. In public, I make a point talking to Latino youth to them know, yeah, I’m a Latino reporting the news, and you can, too.”

Follow her at https://www.facebook.com/MayaSaenzNew.

 

Read more of Leo Adam Biga’s work at leoadambiga.com.[:es]La reportera Maya Saenz de KMTV Channel 3 está viviendo un sueño que comenzó cuando era una niña en el rural Colorado viendo Telemundo Denver y KUSA NBC Channel 9.

Saenz terminó trabajando para ambas estaciones antes de llegar en el 2016 a KM3.

La más joven de tres hermanas es la única que no nació en Chihuahua, México, en donde las niñas tuvieron veranos ricos en tradiciones.

Fomentada por el énfasis de sus padres inmigrantes en la educación (su padre es un empresario y su madre es maestra), Maya y sus hermanas mayores Dulce y Nora se graduaron se la Universidad de Denver para buscar carreras profesionales.

La familia se enfrentó a un evento que les cambió la vida cuando el padre indocumentado de Maya fue deportado cuando tenía 12 años de edad.

Terminaron por mudarse a El Paso-Juárez para estar cerca de la frontera.

Saenz comenta: “Teníamos una casa en El Paso, pero pasábamos 80 de nuestro tiempo en Juárez (en el lado mexicano). Yo cruzaba la frontera todos los días para ir a la escuela en los EE.UU. pues yo era demasiado estadounidense, en cuanto a idioma y cultura, como para ir a escuelas mexicanas. Mi madre estaba en la misma situación como para dar clases en México”.

Saenz no dejo que la situación limitara sus actividades estudiantiles.

“Aunque la barrera de la frontera era un inconveniente, yo tenía que prepararme para la escuela”.

Cuando ocurrió la primera mudanza, ella dijo: “Pensé que era lo peor que podía pasarnos. Ahora que lo veo, creo que fue una de las mejores cosas. Nuestros padres no querían que perdiéramos esos valores mexicanos. Ellos querían que los viéramos a diario y que viéramos la vida que hubiéramos tenido si nos hubiéramos quedado en México”.

Tener un padre barred de los EE.UU. le informa a nivel personal sobre las historias de separación de inmigración que ella cubre hoy en día.

“Yo lo viví. Yo siento que definitivamente me puedo identificar con las personas que entrevisto. Esa experiencia me hizo entender las  situaciones y circunstancias a las que se enfrentan las demás personas. Me hizo estar consciente de que no sabemos por lo que en verdad pasan las personas en sus hogares”.

Su padre “reinició su vida en México”, en donde él tiene su propio negocio.

“Definitivamente ha sido difícil no tenerle aquí. Uno quiere tener a sus padres cerca para ver todo lo que se ha logrado”

Los Saenz sí se mantienen conectados.

“Somos una familia muy unida. Diario nos enviamos mensajes de texto en un grupo de chat. Yo llamo a mis padres todas las noches cuando voy camino a casa del trabajo. Mi padre sabe sobre mi vida, él sabe cuáles historias estoy cubriendo y puede verme durante el noticiero de la noche. Él sabe qué es lo que me hace feliz. El otro día nos mandó un mensaje a mis hermanas, mi madre y a mí diciendo: ‘Las amo a todas y vivo sintiéndome orgulloso de ustedes cuatro”.

Ella encuentra alivio al hablar con su familia después de trabajar sobre las devastadoras historias de cómo alguien ha perdido a un ser querido.

“No quieres ir a casa y permanecer en ese estado mental. Comunicarme con mi familia me ayuda a tratar de hacerlo a un lado”.

Aunque ella claramente ha encontrado ya su camino, en la universidad ella necesitaba confiar en que la TV era el camino correcto.

“Yo sabía que tenía el deseo y la motivación”, nos dijo, “pero no sabía lo realista que era que una joven mexicana-estadounidense pudiere lograrlo. Yo tuve una profesora, Laressa Watlington, que fue presentadora de noticias en Univisión. Yo me acercaba a ella y le preguntaba sobre cómo lograr esto y aquello.  Ella abrió muchas puertas para mí.

“De hecho terminamos trabajando juntas en Telemundo Denver después de graduadme. Yo todavía estoy en contacto con ella. Definitivamente ha sido una mentora en mi vida”.

Ir a la Universidad de Denver tenía sentido pues sus hermanas asistieron a esa escuela antes que ella.

“Al ser mexicana-estadounidense, la familia lo es todo para mí. Al tener que mudarme lejos de mis padres en El Paso, era muy importante estar rodeada de mis hermanas durante esta experiencia de shock cultural. Tener a mis hermanas ahí me ayudó a poder asimilarme. Yo en verdad necesitaba del apoyo, liderazgo y la guía de mi familia”.

Las pasantías y trabajos anteriores le prepararon para su meteórica carrera.

“Yo sabía que tenía que luchar t graduarme y tener éxito como mis hermanas”.

De ahora en adelante, nos comenta, “definitivamente quiero trabajar en las noticias y contar las historias de las personas. Espero que crezca mi plataforma”.

Su carrera comenzó en la televisión en idioma español, pero ella se enfocó en el mercado en idioma inglés para poder presentar historias de latinos que no eran contadas ahí.

Al enterarse de que era “la única persona morena en la sala de prensa” en KM3, ella pensó: “Vaya, que reto más aterrador, pero también es una gran oportunidad”.

A ella no le gusta ser alguien vista como la obligatoria chica morena para buscar la inclusión.

“En ocasiones las personas no ponen atención a lo que estás diciendo o a la historia y solamente te ven a ti”.

Por otra parte, el color de su piel y su fluidez en idioma español le permiten obtener y hablar de historias que otros no pueden

“Yo puedo hablar con personas que pueden hablar inglés pero que no confían en los reporteros. Ellos confían en mí debido a mi historia. Aunque me gustaría que las personas me reconocieren solamente por mi trabajo, yo acepto que soy una reportera latina. Al venir a Nebraska yo honestamente no pensé que iba a cubrir tantos casos latinos. Considero que he contribuido a cubrir historias positivas de la comunidad latina, por lo que sienten que tienen a alguien en quien contar”.

Su participación en la comunidad le ha llevado a ser maestra de ceremonias en los eventos del Latino Center of the Midlands, Women on a Mission for Change y del Cinco de Mayo, entre otros.

Ella sabe que las jóvenes latinas le ven con admiración de la misma forma en que ella lo hacía con sus ídolos en los noticieros en la televisión.

“Estoy consciente del rol que estoy jugando. Cuando estoy en un evento público me enfoco en hablar con los jóvenes latinos y hacerles ver que, sí, soy una latina reportando las noticias y que ellos también pueden hacerlo”.

Puede seguirle en Facebook

https://www.facebook.com/MayaSaenzNew.

 

Lea más del trabajo de Leo Adam Biga en leoadambiga.com.[:]

LEAVE A REPLY