Header

[:en]Juvenile Justice Advocacy: Working to Help Local Youth – Part 2 [:es]Justicia Juvenil: Trabajando para ayudar a los jóvenes a nivel local – Parte 2 [:]

Escrito el 12 Apr 2018
Comment: Off
[:en]There are the typical challenges families face, including poverty.

“Poverty impacts where families are able to live and may expose them to environments where there may be more crime. Or the student may have more unstructured time where they’re not in sports or other extracurricular activities, so they’re hanging around and getting into trouble,” he said.

Juliano believes there’s an increasing recognition both here in Douglas County and nationally, with the research and best practices, that what a young person ends up in court for is an issue, but that it doesn’t tell the whole story.

“You’ve got, sometimes, kids that are at home taking care of younger brothers and sisters when they should be attending school and doing other things. You have kids that are unsupervised and obviously are on the streets getting in trouble,” he said.

Substance abuse and mental health issues are becoming an increasingly common part of these kids’ experiences.

Juliano said one of the models here in Douglas County is called Youth Impact. He described it as a national crossover model which recognizes that young kids who have adverse experiences or are the victims of abuse or neglect when they are young, tend to be more likely to become delinquents and get in trouble when they are older.

One of the programs that Boys Town offers that has the largest impact is out of its South Omaha Office. Staffers work directly with South High School and Marrs Middle School.

“And our primary approach there is to work with a school counselor, a gang interventionist, and families directly, when an adult in a young person’s life is seeing they are starting to have school problems,” Juliano said.

Staff can work with families in their homes. They can also provide care coordination, which means meeting with the families, helping them connect with the school and making sure that they are getting the supports that they need from the school as well as linking them with other kinds of services in the community.

Boys Town has a strong presence in South Omaha including an outpatient behavioral health clinic. If a parent or someone from the school thinks there may be an emerging mental health or substance abuse issue, they can come in and get an assessment and a referral as well, if needed.

They also provide parent training, giving parents the skills to work with their kids, and address their behaviors.[:es]Además, también están los retos a los que usualmente se enfrentan las familias, incluyendo la pobreza.

“La pobreza impacta dónde pueden vivir las familias y pueden exponerles a ambientes en donde puede haber más crimen. O los estudiantes pueden tener más tiempo no estructurado durante el cual no están practicando algún deporte o en alguna actividad extracurricular, por lo que están pasando tiempo de ocio y metiéndose en problemas”, nos dijo.

Juliano considera que hay un aumento en el reconocimiento, tanto en el Condado de Douglas como a nivel nacional, con la investigación y las buenas prácticas, sobre que aunque una persona joven termina en una corte por un problema, pero eso no nos cuenta toda la historia.

“Tienes, en ocasiones, niños que están en hogar cuidando de hermanos y hermanas más jóvenes cuando deberían estar en la escuela y hacer otras cosas. Hay niños que no tienen supervisión y que obviamente están en las calles metiéndose en problemas”, nos comenta.

El abuso de sustancias y los problemas de salud mental se están convirtiendo en una parte usual de las experiencias de esos niños.

Juliano dijo que uno de los modelos en el Condado de Douglas se llama Youth Impact (Impacto Juvenil). Él lo describió como un modelo nacional que reconoce que los jóvenes que tienen experiencias adversas o que son víctimas de abuso o negligencia desde pequeños tienden a tener una mayor probabilidad de convertirse en delincuentes y meterse en problemas cuando crecen.

Uno de los programas que ofrece Boys Town que tiene el más grande impacto se aplica desde su oficina en el Sur de Omaha. El personal de trabajo lleva a cabo su labor directamente con South High School y Marrs Middle School.

“Nuestro enfoque principal es trabajar directamente con un consejero escolar, un intervencionista en pandillas y las familias cuando un adulto en la vida de una persona joven se percata de que está comenzando a tener problemas en la escuela”, dijo Juliano.

El personal de trabajo puede trabajar con las familias en sus hogares. También pueden proporcionar coordinación de cuidado, lo cual significa reunirse con las familias, ayudándole a conectar con la escuela y asegurarse de que están obteniendo el apoyo que necesitan de la escuela, así como conectarles con otros tipos de servicios en la comunidad.

Boys Town tiene una fuerte presencia en el Sur de Omaha, incluyendo una clínica ambulatoria de salud de comportamiento. Si un padre, o alguien de la escuela, considera que puede haber un problema emergente de salud mental o abuso de sustancias, pueden venir y obtener una valoración y una referencia, de ser necesaria.

También proporcionan capacitación a los padres, brindando a los padres las herramientas para trabajar con sus hijos y poder atender sus comportamientos.[:]
Cheril Lee

Avatar
Acerca del Autor