Header

[:en]The Wounds of Whiteclay: Part 2 – The Tap Runs Dry[:es]Las heridas de Whiteclay: Parte 2 – Se ha cerrado el grifo[:]

Escrito el 19 Dec 2017
Comment: Off
[:en]The decision was a dream come true for Sen. Tom Brewer, the first Native state senator in Nebraska history whose district encompasses Whiteclay. After the vote, the Oglala Lakota U.S. Army war veteran-turned-politician gave a jubilant fist pump and broke into a wide smile.

“To hear those words come out of their mouth, you just felt this relief,” he said. “It’s almost like you’ve been sick for a long time and now the fever’s broken and you can see some hope for the future.”

For Judi gaiashkibos, executive director of the Nebraska Commission on Indian Affairs, the decision will have a ripple effect. And, she said, it won’t be contained to Native people, or Nebraska, or the United States. It’s international in scope.

“It means that my life matters,” said gaiashkibos, a member of the Ponca tribe. “It means that we don’t have to be invisible. It means that we are being afforded due process. It means that our voice is heard.”

And it was a day Bryan Brewer, former president of the Oglala Sioux Tribe, thought would never happen. Before he left Pine Ridge on Monday for the hearing, he heard rumors that the beer stores had already won.

Now that the rumors have ceased and the truth prevails, he said, it’s a happy day. But it’s also not the end.

“We have to start the healing process,” Brewer said said. “We don’t have the resources to help our people. Our children go to school every day. Many of them are abused mentally, physically, sexually abused. And they get to school and we have no resources to really help them.”

Omaha attorney Dave Domina, who brought the case against the beer store owners, was emotional after the vote.

“I don’t think you can be a human being and not be moved by it,” he said breaking into tears.

Meanwhile, Scottsbluff attorney Andrew Snyder, who represented the beer store owners, said he and his clients will appeal the case as soon as they receive a written decision from the LCC.

“We believe the decision is wrong and contrary to law,” he said.

Snyder said it’s clear there were forces in play beyond the LCC that were aligned against them. His clients, he said, felt railroaded.

“It’s pretty clear it’s not a random occurrence,” Snyder said. “This was coordinated above their heads on a political level. By political, I mean the governor’s office.”

The case must be appealed within 30 days to the Lancaster District Court. After hearing the case, the court could either reverse, modify, overrule or sustain the LCC’s decision. The court could also send the case back to the commission for further hearings.

The district court could also hold the decision and restore the beer stores’ licenses throughout the appeals process, which Snyder said they will request. The appellate process could take weeks, months or even years depending on how far the case is appealed.

But as of Wednesday morning, the four beer stores—which sold 3.6 million cans of beer last year largely to the Oglala Lakota’s nearby dry reservation—will be out of business in 11 days.

The hearing on whether to renew the four beer stores’ licenses—those of Arrowhead Inn, Jumping Eagle Inn, Stateline Liquor and D & S Pioneer Service—was the result of an Oct. 11 hearing when a county commissioner who oversees Whiteclay said there is not enough law enforcement to address the crime-laden unincorporated village.

On April 6, the LCC heard from complainants and the beer store owners in a hearing room inside the capitol to decide whether Whiteclay had enough law enforcement presence. During the 12-hour hearing, testimony from Whiteclay residents and Pine Ridge officials affirmed that. It also spilled over into issues like bootlegging, human trafficking and public health hazards.

Although the beer stores and their attorney argued that the LCC had no legal right to question the license renewals, the commission felt it was not only a right—but a duty.

“I believe these activities of Whiteclay have gone on way too long and my vote is to not renew the licenses,” said Commissioner Bruce Bailey.

He cited the Nebraska Liquor Control Act at length, pointing to seven specific provisions of the statute as reasons for making the decision.

He also noted that several witnesses had provided critical testimonies—witnesses who work for the Christian-based Lakota Hope Ministry in Whiteclay.

“I’ll be out of a job, which is gonna be good,” said Abram Neumann, a 22-year-old missionary who’s tended to Whiteclay’s street people for the last two years.

Bruce BonFleur, who founded the ministry 13 years ago, said this could be a transformative decision for Whiteclay.

“We look at this decision as an initial and vital early step in what will be a transformed Whiteclay, one that promotes life, healing and hope.”[:es]La decisión fue un sueño hecho realidad para el Senador Tom Brewer el primer senador estatal nativo estadounidense en la historia de Nebraska, cuyo distrito contiene a Whiteclay. Después del voto, el originario de Oglala Lakota y veterano de guerra en el ejército de los EE.UU., ahora político, celebró con júbilo mientras mostraba una gran sonrisa.

“Al escuchar salir de sus bocas esas palabras, se siente un gran alivio”, nos dijo. “Es como si hubieres estado enfermo durante mucho tiempo y ahora la fiebre por fin se ha ido y puedes ver algo de esperanza en el futuro”.

Para Judi Gaiashkibos, Directora  de la Comisión de Asuntos de Nativos Estadounidenses de Nebraska, la decisión tendrá un efecto dominó. Y, nos dijo, no será solamente para los nativos estadounidenses ni para el Estado de Nebraska, sino para los Estados Unidos de Norteamérica – incluso es algo que se ubica en el plano internacional.

“Significa que mi vida importa”, dijo Gaiashkibos, quien es miembro de la tribu Ponca. “Significa que no tenemos que ser invisibles. Significa que está brindado un debido proceso. Significa que nuestra voz ha sido escuchado”.

Y fue un día en el que Bryan Brewer, anterior Presidente de la Tribu Oglala Sioux, pensó que jamás llegaría. Antes de que él saliera de Pine Ridge para la audiencia, él escuchó rumores de que las tiendas de venta de cervezas ya habían ganado.

Ahora que esos rumores han sido detenidos y que prevalece la verdad, nos dice, es un día feliz. Pero tampoco es el final.

“Debemos comenzar con un proceso de sanación”, dijo Brewer. “Nosotros no contamos con los recursos para ayudar a nuestras personas. Nuestros hijos van a la escuela cada día. Muchos de ellos sufren de abuso mental, físico y sexual. Y ellos van a la escuela y nosotros no contamos con los recursos para en verdad poder ayudarlos”.

Dave Domina, abogado de Omaha que presentó el caso en contra de los propietarios de las tiendas de venta de cerveza, después del voto se encontraba emocionado y conmovido.

“No creo que puedas ser un ser humano y no sentir nada por todo esto”, nos dijo mientras comenzaba a llorar.

Mientras tanto, el abogado Andrew Snyder de Scottsbluff, quien representó a los propietarios de las tiendas de venta de cerveza, dijo que él y sus clientes apelaran el caso en cuanto hayan recibido la decisión por escrito del LCC.

“Nosotros creemos que la decisión es equivocada y que es contraria a la ley”, comenta.

Snyder dijo que es claro que hubo fuerzas más allá del LCC que fueron alineadas en su contra. Sus clientes, nos dice, se sienten vulnerados

“Es muy claro que no es un acto al azar”, dijo Snyder. “Esto fue coordinado por encima de ellos en un nivel político. Por político, me refiero a la oficina del Gobernador.

El caso debe ser apelado dentro de los 30 días ante la Corte de Distrito en Lancaster. Después de la audiencia, la corte puede revertir, modificar, dejar sin efectos o ratificar la decisión del LCC. La corte podría también enviar de vuelta el caso a la comisión para realizar más audiencias.

La corte de distrito podría también detener la decisión y restaurar las licencias a las tiendas de venta de cerveza durante el proceso de apelación, lo cual Snyder mencionó que solicitarían.  El proceso de apelación podría llevar semanas, meses e incluso años dependiendo de qué tan amplia sea la apelación del caso.

Pero desde el miércoles en la mañana, las cuatro tiendas de venta de cerveza, las cuales vendían 3.6 millones de latas con cerveza al año en gran parte a la cercana reservación sin venta de alcohol de Oglala Lakota, tendrán que cerrar sus puertas en 11 días.

La audiencia para decidir si se renovaría la licencia de las cuatro tiendas de venta de cerveza, Arrowhead Inn, Jumping Eagle Inn, Stateline Liquor y D & S Pioneer Service, fue el resultado de una audiencia realizada el 11 de octubre en la cual un comisionado de condado que supervisa a Whiteclay dijo que no existían suficientes miembros en las fuerzas policiales para poder vigilar el pueblo no constituido infestado de crimen.

El 6 de abril, la LCC escuchó a los demandantes y a los dueños de las tiendas de venta de cerveza en una sala de audiencias dentro del capitolio para decidir si  Whiteclay tenía una presencia policial suficiente. Durante la audiencia de 12 horas, se escucharon los testimonios de los residentes de Whiteclay y de los oficiales de Pine Ridge. También se habló sobre problemas tales como la elaboración ilegal de bebidas alcohólicas, el tráfico de personas y los peligros a la salud pública.

Aunque los dueños de las tiendas de venta de cerveza y su abogado argumentaron que el LCC no tenía un derecho legal para cuestionar la renovación de las licencias, la comisión consideró que no era un derecho sino una obligación.

“Yo considero que estas actividades en Whiteclay han sucedido durante demasiado tiempo y mi voto es por no renovar las licencias”, dijo el Comisionado Bruce Bailey.

Él citó la Ley de Control del Licor en Nebraska, señalando siete disposiciones en específico del estatuto como las razones para tomar esta decisión.

Él también mencionó que varios testigos habían proporcionado testimonios muy importantes, testigos que trabajan en el Lakota Hope Ministry, con base cristiana, en Whiteclay.

“No tender trabajo, lo cual será muy bueno”, dijo Abram Neumann, misionario de 22 años de edad que ha atendido a los indigentes de Whiteclay durante los últimos dos años.

Bruce BonFleur, quien fundó el ministerio hace 13 años, dijo que esta podría ser una decisión transformativa para Whiteclay.

“Vemos esta decisión con un paso inicial y vital en lo que será un Whiteclay transformado, uno que promueve la vida, la sanación y la esperanza”.[:]

Avatar
Acerca del Autor