Header

[:en]SAFE HARBOR[:es]REFUGIO SEGURO[:]

Escrito el 16 Jun 2017
Comment: Off
[:en]

Undocumented immigrants are among the culture war’s invisible victims. Asylum seekers risk everything to escape dangers in their homeland only to come here and face possible arrest, detainment and deportation. Application of illegal alien policies and laws vary by agents and judges. Defendants are at the mercy of capricious political winds.


Against this uncertain backdrop, some concerned citizens have formed the Omaha Area Sanctuary Network as part of a national safe haven movement. Based on refuge models in places like Austin, Texas, churches here would serve as sanctuary spaces for targets of Immigration and Customs Enforcement or other perceived injustice threats. Current custom and policy prevent ICE agents from going into “sensitive locations.” When arrest is eminent, the network would enact sanctuary. The affected person or persons would remain in sanctuary until their limbo status is resolved.


Recently, the Omaha group mobilized in response to a potential sanctuary situation, despite not yet having a church prepared to fill that role, said Lawrence Jensen, who helped launch the network. He said members volunteered their own homes before the case turned out to be a false alarm. The scenario proved a dry run for the group’s willingness to take action.


Jensen, a Union Pacific retiree, is a member of First United Methodist Church in Omaha, which has hosted network meetings. He attended an earlier event there in which two Guatemalan women who were in Austin sanctuary shared their stories.


“It was really moving to hear the things they had to go through and what was done for them because they were in sanctuary,” Jensen said. “Both of them felt they probably wouldn’t have survived if they went back to Guatemala. They needed a way to stay here.”


He said after the presentation he and others “decided we should try and do something similar,” adding, “It’s a faith issue more than anything to get involved where we see injustices and things that need to be acted on.”


Rev. Cyndi Simpson, a minister at Second Unitarian Church of Omaha, said, “This is absolutely a moral issue, a justice issue and a spiritual issue.” She said it’s “great there are other congregations and religious organizations interested in sanctuary because this will work best if we’re all woking together in a coalition.”


Simpson and Jensen know the network treadis on “tenuous” legal ground.


“There is no legal protection for the church,” Jensen said. “It’s just this policy, which so far has been respected. It could change just by an (executive) order.”


Technically, federal immigration law makes it a violation “for any person to conceal, harbor or shield from detection in any place … any alien who is in the United States in violation of law.”


“It’s not definite a church giving sanctuary would fall under that law, but it’s possible,” Jensen said. “It’s indefinite because it’s never been tested in the current climate.”


Though University of Nebraska at Omaha political science professor Jonathan Benjamin- Alvarado feels sanctuary churches are morally right, he cautions against them.


“The wide latitude granted ICE to ferret out ‘illegals’ would … put churches in the line of fire,” he said. “If schools, courts and government offices have already been deemed fair ground for the apprehension of individuals in violation of deportation orders, churches should take note. It has not happened yet, but if faced with the perception of ‘losing the war’ on immigration … churches may no longer be sacrosanct. An immigration raid on a church would be traumatic and potentially devastating for a church community.”


Simpson’s unswayed, saying, “To me, this is the work we’re called to do. So, let the consequences be what the consequences are. This is civil disobedience and that’s how change happens.”


Sanctuary’s been practiced before in America, Simpson is a veteran of the 1980s movement that took in political refugees fleeing Guatemalan civil war persecution.


“It’s very interesting to be here again,” she said.


Hosting someone in sanctuary means a commitment of resources for perhaps a year or more.


“During that time they’ve got to be fed and clothed, you have to see to their health needs, offer moral support. It may mean finding legal representation and accompanying them to court dates,” Jensen said,


Simpson said the Omaha network’s agreed to support family members when the main breadwinner’s imprisoned, deported or in sanctuary.


No one organization can do it alone.


“You can lessen the impact on the individual church by having lots of people sharing the work,” Jensen said.


The snag, thus far, is finding churches with a dedicated, facilities-ready physical space.


Simpson said the network’s expanded its search to include other kinds of religious organizations.


Network members say they’re also committed to conducting call campaigns and holding demonstrations to prod ICE to give up the chase and grant deferred action or freedom. When tipped off a raid will happen, activists plan doing “sanctuary in the streets” by notifying media and engaging in nonviolent disruption.


“ICE doesn’t like the publicity that comes with taking someone while the cameras are rolling,” Jensen said. “They’re liable to back off.”


Earlier this year, Jensen attended a sanctuary network conference in Denver. “There was a lot of discussion about exactly these kinds of things,” he said.


The network’s seeking what Jensen calls “natural allies” among groups like the Nebraska Democratic Party, Omaha Together One Community and Indivisible groups dedicated to resisting the Trump agenda.


Gauging who might step forward to offer sanctuary is difficult. As for his church, Jensen said, “It’s not at all certain the church as a whole would approve it, which is something that would have to happen. Most are progressive religiously and politically and socially, but there are some who would be concerned with the legality issues – so there would be some opposition. How it would play out, I’m not sure.”


El Perico story on Omaha Area Sanctuary Network


Sources: Interviewed Lawrence Jensen, Cyndi Simpson and Jonathan Benjamin-Alvarado


Photo contacts: [email protected]; [email protected]; [email protected]

[:es]

Los inmigrantes indocumentados están entre las víctimas invisibles de las guerras de cultura. Quienes buscan asilo lo arriesgan todo para escapar de los peligros de su país natal solamente para llegar aquí y posiblemente ser arrestados, detenidos y deportados. La aplicación de políticas y leyes sobre inmigrantes ilegales varía entre agentes y jueces. Los acusados están a la merced de los caprichosos vientos políticos. El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos realizó 21.362 arrestos entre el 20 de enero y el 13 de marzo de este año, un tercio más que durante el mismo período de 2016, según cifras solicitadas por The Washington Post. Las cifras incluyen a 5.441 personas que no son ciudadanas y sin antecedentes penales, el doble del número durante el mismo período del año pasado.


A razón de esta incertidumbre, algunos ciudadanos preocupados han formado la Omaha Area Sanctuary Network (Red Santuario para el Área de Omaha) como parte de un movimiento nacional de refugios seguros. Basado en los modelos de refugio que se aplican en Austin, Texas, las iglesias aquí podrían servir como espacios santuario para quienes son buscados por Immigration and Customs Enforcement (ICE- Inmigración y Aduanas) o de otras injusticias percibidas. Las políticas actuales impiden que los agentes de ICE puedan entrar a “lugares sensibles”. Cuando el arresto es inminente, la red establecería el santuario. La persona o personas afectadas permanecerían en el santuario hasta que su estatus en el limbo sea resuelto.


Recientemente el grupo de Omaha se movilizó en respuesta a una posible situación de santuario aun cuando todavía no se tenía una iglesia para cumplir con dicha función, comentó Lawrence Jensen quien ayudó a lanzar la red. Él dijo que los miembros ofrecieron sus propios hogares antes de que se apreciara que el caso era una falsa alarma. Este escenario sirvió como una prueba para mostrar cómo el grupo estaba dispuesto a actuar.


Jensen, jubilado de Union Pacific, es miembro de la Iglesia First United Methodist en Omaha, la cual ha sido anfitriona de las reuniones de la red. Él asistió a un evento anterior en el que dos mujeres de Guatemala que estuvieron en el santuario de Austin compartieron sus historias.


“Fue muy conmovedor escuchar sobre las cosas que tuvieron que experimentar y lo que hicieron por ellas por estar en el santuario”, dijo Jensen. “Ambas sentían que tal vez no hubieran sobrevivido si hubieran tenido que regresar a Guatemala. Necesitaban quedarse aquí”.


Comentó que después de la presentación él y otras personas “decidieron que deberíamos intentar y hacer algo similar. Más que nada, participar es una cuestión de fe para ayudar cuando se observa alguna injusticia o cosas sobre las cuales se debe actuar”.


La Rev. Cyndi Simpson, ministra en la Iglesia Second Unitarian en Omaha, dijo: “Esta es una cuestión moral, una cuestión de justicia y una cuestión espiritual”. Ella agregó que “es muy bueno ver a otras congregaciones y organizaciones religiosas interesadas en el santuario pues esto será mejor si todos trabajamos juntos en una coalición”.


Simpson y Jensen saben que la base legal de esto es “tenue”.


“Ni hay ninguna protección legal para la iglesia”, dijo Jensen. “Es solamente una política que hasta ahora ha sido respetada. Podría cambiar simplemente con una orden (ejecutiva)”.


La legislación federal técnicamente establece como una violación que “cualquier persona esconda, refugie o proteja se su detección... a cualquier persona extranjera que esté violando la ley en los Estados Unidos de Norteamérica”.


“No es definitivo que una iglesia brindando santuario actualice el supuesto de esa ley, pero es posible”, dijo Jensen. “Es algo indeterminado pues nunca ha sido puesto a prueba dentro del momento actual que se vive”.


Aunque Jonathan Benjamín-Alvarado, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nebraska en Omaha, considera que las iglesias santuario son moralmente correctas, él aconseja que hay que tener cuidado.


“La amplia libertad otorgada a ICE para con los ‘ilegales’ podría... colocar a las iglesias en la línea de fuego”, comenta. “Si las escuelas, cortes y oficinas de gobierno ya han sido considerados como lugares factibles para la aprehensión de las personas en violación de órdenes de deportación, las iglesias deben de estad atentas. Todavía no ha pasado, pero si se está ante la posibilidad de ‘perder la guerra’ sobre la inmigración... tal vez las iglesias dejarían de ser sacrosantas. Una redada de inmigración en una iglesia sería traumático y potencialmente devastadora para la comunidad de una iglesia”.


Simpson está firme, diciendo: “Para mí, este es el trabajo que tenemos que hacer. Así que hay que dejar que las consecuencias sean las consecuencias. Esta es desobediencia civil y es como ocurre el cambio”.


El santuario ya ha sido practicado antes en los Estados Unidos de Norteamérica. Simpson es veterana del movimiento de los años 1980 que recibió a refugiados políticos que estaban escapando de la persecución de la guerra civil en Guatemala.


“Es muy interesante estar de nuevo aquí”, dijo ella.


Ser anfitrión de alguien en santuario significa el compromiso de recursos durante un año o más.


“Durante ese tiempo tienen que ser alimentados y tener ropa que vestir, hay que cubrir sus necesidades de salud y ofrecer apoyo moral. Puede significar encontrar representación legal y acompañarles a sus citas en la corte”, dijo Jensen.


Simpson dijo que la red de Omaha aceptó apoyar a los miembros de la familia cuando la persona principal que sostiene el hogar es encarcelada, deportada o está en santuario.


Ninguna organización puede hacerlo por sí misma.


“Se puede reducir el impacto sobre la iglesia individual al compartir el trabajo entre muchas personas”, dijo Jensen.


El detalle, hasta ahora, es encontrar iglesias con espacios físicos dedicados y listos para fungir como instalación santuario.


Simpson dijo que la red expandió su búsqueda para incluir otros tipos de organizaciones religiosas.


Los miembros de la red dicen que también están comprometidos a realizar campañas de llamadas y llevar a cabo demostraciones para tratar de llevar a que ICE deje la persecución y se otorgue la acción diferida o la libertad. Cuando sean informados de que se llevará a cabo una redada, los activistas planean realizar “santuario en las calles” al notificar a los medios y participar en un cambio no violento.


“A ICE no le agrada la publicidad de llevarse a alguien mientras están encendidas las cámaras”, dijo Jensen. “Es por ello que es más probable que no actúen”.


Antes en el año Jensen asistió a una conferencia de red santuario en Denver. “Hubo muchas pláticas sobre exactamente este tipo de cosas”, comenta.


La red está buscando lo que Jensen llama “aliados naturales” entre grupos tales como Nebraska Democratic Party, Omaha Together One Community e Indivisible dedicados a resistir la agenda de Trump.


Es difícil saber quién actuará para proporcionar santuario. En cuanto a su iglesia, Jensen dijo: “No se puede saber con certeza si toda la iglesia como tal lo aprobaría, lo cual tendría que pasar. La mayoría es progresiva religiosa, política y socialmente, pero hay quienes estarían preocupados por las cuestiones de legalidad, por lo que habría algo de oposición. Cómo serían las cosas al final es algo de lo que no estoy seguro”.


El Perico story on Omaha Area Sanctuary Network


Sources: Interviewed Lawrence Jensen, Cyndi Simpson and Jonathan Benjamin-Alvarado


Photo contacts: [email protected]; [email protected] org; [email protected]

[:]
Leo Adam Biga

Avatar
Acerca del Autor