Header

[:en]A MELTING pot magic city gets its own museum[:es]UNA CIUDAD con una mágica mezcla de personas obtiene su propio museo[:]

Escrito el 11 Apr 2017
Comment: Off
[:en]

Just like the community that forged him, the dreams of South Omaha native and historian Gary Kastrick don’t die easy. The educator developed the Project Omaha teaching museum at South High, but when he retired the school didn’t want it anymore.

For years he stored his collection’s thousands of artifacts at his home while seeking a venue in which to display them. An attempt at securing a site fell through but a new one recently surfaced and has given birth to the South Omaha Museum. The nonprofit opened March 15 to much fanfare. Fittingly, it’s located in a building at 2314 M Street he helped his late father clean as a boy. It’s also where he found his first artifact.

Building owner Marcos Mora of the South Omaha Arts Institute wanted Kastrick’s font of history to have a permanent home.

“He’s got this knowledge and we need to share it with everybody,” said Mora. “If we don’t preserve that history now, it’s going to go away.”

A $10,000 City of Omaha historical grant helped but it still took 12-hour days, sweat equity and hustle to open it. Kastrick’s family, friends and former students pitched in. Artist Mike Giron designed the exhibit spaces.

Funding is being sought. Donations are welcome.

The founders are pleased by the strong early response.

“People are overwhelmed,” said Kastrick.

“People come in with expectation and come out with gratitude,” Giron said. Offers of artifacts are flooding in.

The free admission museum marks the third leg of Kastrick’s three-pronged campaign to spark interest in “a South Omaha renaissance.” Between the museum, historical walking tours he leads and the South Omaha Mural Project he consults, he aims to bring more people to this history-rich district.

“My main goal is to generate traffic.”

The museum’s opening exhibition, “The Smell of Money,” which runs through April 15, chronicles the stockyards and meatpacking plants that were South O’s lifeblood and largest employer.

Kastrick said, “There was a pride in this industry. The owners did everything first-rate. They put money into it. They made innovations. They created state-of-the-art sheep barns. They did everything right. It’s why Omaha’s stockyards kept growing. It wasn’t expected to be bigger than Chicago but in 1955 it became the world’s largest livestock market.”

He estimates it generated $1.7 million a day.

“It was an extremely wealthy area.”

Ancillary businesses and services sprung up: bars, cafes, hardware stores, feed stores, rendering plants, leather mills, a railway, a newspaper, a telegraph office, grocers, banks, brothels. South O’s red light district, The Gully offered every vice. The Miller Hotel was notorious.

Fast growth earned South O the name Magic City.

Rural families taking livestock to market also came for provisions and diversions.

“This was their visit to the big city,” Kastrick said, “so they’d do their shopping, playing, gambling here. It was a treat to come into South Omaha.”

For laborers, the work was rigorous and dangerous.

“There was a comradeship of hard labor. It defined who we were and that definition gave us a color and a flavor other parts of the city don’t have,” Kastrick said. “We’ve always been tougher than those who have it easy.”

The packing plants drew European immigrants and African-American migrants. Then the antiquated plants grew obsolete and got razed. The loss of jobs and commerce triggered economic decline. The South 24th Street business district turned ghost town. New immigration sparked revival. New development replaced the yards and plants. Only the repurposed Livestock Exchange Building remains. Kastrick’s museum recalls what came before through a scale model layout of the yards, photos, signs, posters, narratives. He has hundreds of hours of interviews to draw on.

“It’s a fascinating history.”

He envisions hosting classes and special events, including a scavenger hunt and trivia night.

Future exhibits will range from bars, brothels and barber shops to Cinco de Mayo to ethnic groups.

Kastrick, Mora and Giron all identify with South O’s melting pot heritage as landing spot and gateway for newcomers.

“There’s that common gene in South Omaha of the immigrant,” said Kastrick, whose grandparents came from Poland. “Wherever people are from, they uprooted themselves from security to come here and start over. It takes a lot of guts. It’s a great place because you run into so many different nationalities. We’re such a compact area – it’s hard not to be with each other.”

Mora, whose grandparents came from Mexico, said.

“South Omaha is in our heart.”

Iron, the son of Cuban emigre parents, said, “What I see and identify with here is the underdog. People willing to sacrifice, to work hard, to do what it takes but also knowing how to have a good time. It isn’t an area where everybody takes everything for granted.”

Giron said the museum’s “not just about history and facts, it’s about expressing their experience.”

Once a South Omahan, always a South Omaha, said Mora. “People might have moved out, but they still have that connection. Those roots are still down here. It’s a neighborhood community and extended family network.”

Kastrick said, “We have our own unique identity. It’s something special to be from here. We enjoy who we are. We have kind of a defiant pride because we’ve always been looked down as the working class, the working poor and everything else. We don’t care. We created our own nice little world with everything we need.”

Through changing times and new ethnic arrivals the one constant, he said, “is the South Omaha culture and concept of who we are – tough, good people” who “won’t be stopped.”

For hours, visit www.southomahamuseum.org.

Read more of Leo Adam Biga’s work at leoadambiga.com.[:es]Al igual que la comunidad que le forjó, los sueños de Gary Kastrick, historiador y nativo del Sur de Omaha, no mueren fácilmente. El educador desarrolló el museo de enseñanza Project Omaha en South High, pero cuando se retiró la escuela ya no quiso seguir adelante con dicho proyecto. Durante años él resguardo en su hogar los miles de objetos en su colección mientras buscaba por un lugar en donde poder mostrarlos. Un intento por encontrar un sitio así terminó por no prosperar, pero al fin se ha encontrado un lugar en donde pudo nacer el Museo del Sur de Omaha. La organización sin fines de lucro abrió sus puertas el 15 de marzo dentro de una gran celebración. Se ubica en un edificio en 2314 M Street en el que él ayudó a su padre a limpiar. También es en donde él encontró su primer objeto.

Marcos Mora, dueño del edificio y quien es parte del South Omaha Arts Institute, quería que el conocimiento de Kastrick sobre la historia de la región tuviere un hogar permanente.

“Él tiene este conocimiento y necesitamos compartirlo con todos”, dijo Mora. “Si no preservamos esta historia ahora, va a desaparecer”

Una subvención de la ciudad de Omaha $10,000 ayudó, pero aun con ello se requirió de días de 12 horas, con mucho sudor y esfuerzo de por medio. La familia, amigos y anteriores estudiantes de Kastrick también ayudaron. El artista Mike Girón diseño los espacios de la exhibición.

Actualmente se buscan fondos para el museo y se aprecian las donaciones.

Los fundadores están complacidos por la buena reacción en este inicio.

“Las personas están emocionadas”, dijo Kastrick.

“Las personas visitan con ciertas expectativas y salen llenas de gratitud”, dijo Girón.

Están recibiendo ofertas por más objetos que recibir.

La entrada gratuita al muse marca la tercera parte de la campaña de tres enfoques que maneja Kastrick para generar el interés en “un renacimiento del Sur de Omaha”. Entre el museo, los tours de caminatas históricas que él guía y el Proyecto de Murales en el Sur de Omaha en el que funge como consultor, él busca llevar a que más personas visiten este distrito cuya historia es tan rica. “Mi meta principal es generar tráfico”. La primea exhibición del museo “The Smell of Money” (El olor del dinero), la cual estará disponible hasta el 15 de abril, habla sobre los corrales para ganado y las plantas de empacado de carne que en su momento brindaron empleos a gran parte de las personas en el Sur de Omaha.

Kastrick comentó: “Había orgullo en esta industria. Los propietarios hacían todo de primer nivel. Invertían dinero en ello. Llevaban a cabo la implementación de innovaciones. Creaban establos para ovejas de vanguardia. Hacían todo bien. Es por eso que los corrales para ganado en Omaha continuaron creciendo. No se esperaba que llegare a ser más grande que Chicago pero para 1955 se convirtió en el mercado más grande de ganado en el mundo”.

Él estima que generaba $1.7 millones de dólares al día.

“Era un área extremadamente adinerada”.

Esto motivó la creación de negocios y servicios complementaros: bares, cafés, ferreterías, almacenes de alimentos, plantas de transformación, molinos para cuero, un ferrocarril, un periódico, una oficina de telégrafos, almacenes, bancos y burdeles. The Gully, el distrito rojo del Sur de Omaha, ofrecía todo vicio. El Hotel Miller era un lugar notorio.

El crecimiento tan rápido del Sur de Omaha le hizo ganarse el nombre de la Ciudad Mágica.

Las familias rurales que llevaban al Ganado al Mercado también visitaban por provisiones y algo de diversión.

“Era su visita a la gran ciudad”, dijo Kastrick, “así que realizaban compras, jugaban y apostaban aquí. Visitar el Sur de Omaha era un deleite”.

Para los obreros, el trabajo era riguroso y peligroso.

“Había camaradería y un trabajo arduo. Definía quiénes éramos y esa definición nos dio un color y un sabor con los que no contaban otras partes de la ciudad”, mencionó Kastrick. “Siempre hemos sido más fuertes que aquellos para quienes las cosas fueron fáciles”.

Las plantas de empacado atrajeron a inmigrantes europeos y a migrantes afroamericanos. Y después las anticuadas plantas se volvieron obsoletas y fueron demolidas. La pérdida de empleos y comerció desencadenó un declive económico. El distrito comercial de South 24th Street se convirtió en un pueblo fantasma. Los nuevos inmigrantes dieron inicio a un renacimiento. Solamente el edificio del Livestock Exchange permanece hasta hoy en día pero con un fin diferente. El museo de Kastrick recuerda el pasado mediante un modelo a escala de los corrales, fotos, letreros, posters y narrativas. Él cuenta con cientos de horas de entrevistas de las cuales poder tomar información. “Es una historia fascinante”.

Él visualiza contar con clases y eventos especiales, incluyendo una búsqueda del tesoro y una noche de trivia.

Las exhibiciones futuras hablarán desde los bares, burdeles y barberías en el área hasta el Cinco de Mayo y los diversos grupos étnicos.

Kastrick, Mora y Girón se identifican con la herencia del Sur de Omaha obtenida por la mezcla y variedad de tantas personas pues es un lugar que abre las puertas a quienes llegan para vivir en la zona.

“Hay un gen en común en el Sur de Omaha y es el del inmigrante”, dijo Kastrick, cuyos abuelos vinieron de Polonia. “Sin importar de donde sean las personas, han decidido trasladarse para venir aquí y comenzar de nuevo. Eso requiere de mucho valor. Este es un gran lugar pues uno termina por encontrarse con muchas nacionalidades diferentes. Estamos en un área muy compacta por lo que es difícil no estar los unos con los otros”.

Mora, cuyos abuelos vinieron de México, comentó: “El Sur de Omaha está en nuestro corazón”.

Girón, el hijo de padres inmigrante cubano, dijo: “Lo que veo y con lo que me identifico aquí es el ‘underdog.’ Las personas que están dispuestas a sacrificarse, a trabajar arduamente, a hacer lo que se necesario, siempre sabiendo cómo divertirse. Esta no es un área en la que las personas dan las cosas por sentado”. Girón mencionó que el museo “no es solamente sobre historia y hechos, sino sobre las vidas de las personas”, agregando, “es como si estuvieres tocando o expresando sus experiencias”.

Mora comentó como una vez que se es del Sur de Omaha, siempre se será del Sur de Omaha. “Las personas pueden haberse mudado, pero todavía tienen esa conexión. Esas raíces todavía están ahí. Es una comunidad de vecindario y una red de familia extendida”.

Kastrick comentó: “Tenemos nuestra propia identidad única. Ser de aquí es algo especial. Disfrutamos quienes somos. Tenemos un orgullo particular pues siempre nos han hecho menos como la clase trabajadora, los pobres trabajadores y cosas similares. No nos importa. Hemos creado nuestro propio mundo con todo lo que necesitamos”.

Aun a través de los cambios y de la llegada de nuevos grupos étnicos, la única constante, nos dijo, “es la cultura y el concepto del Sur de Omaha sobre quiénes somos: personas buenas y fuertes” quienes “no se detendrán ante nada”.

Para conocer los horarios, visite www. southomahamuseum.org.

Lea más del trabajo de Leo Adam Biga en leoadambiga.com.[:]
Leo Adam Biga

Avatar
Acerca del Autor