[:es]Los jóvenes DACA y quienes los apoyan esperan que se mantengan las protecciones[:]

0
18
Lucia Pedroza

[:es]

NOTA DEL EDITOR: La nueva administración ya ha emitido considerables órdenes sobre inmigración y se esperan más. Los grupos locales, especialmente los que se mencionan en esta historia, necesitan de su ayuda para responder a los cambios en las prioridades de aplicación que amenazan con separar a las familias y destruir sus vidas, sin ningún proceso de revisión, mientras se desvían recursos de los procesos para deportar a los peores criminales. Manténgase informado en las ligas al final de esta historia y a la cobertura de seguimiento en nuestra publicación hermana  TheReader.com en donde se publica una versión en inglés de esta historia que está disponible en el ejemplar de febrero.

Lucia Pedroza

Con la reforma de inmigración atrapada en la brecha de un Congreso de los EE.UU. dividido, la Ley DREAM en realidad nunca fue aprobada. En el 2012 el Presidente Barack Obama emitió una orden ejecutiva para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) como una solución temporal que brindaba a los jóvenes estudiantes que crecieron aquí ciertas protecciones en contra de ser removidos del territorio, así como permitirles obtener permisos para trabajar, lo cual les abría las puertas a poder obtener licencias para conducir y otros privilegios básicos.

Los conservadores de Nebraska oficialmente se opusieron al DACA. El entonces Gobernador Dave Heineman bloqueó la emisión de licencias para conducir (Nebraska fue el único Estado en hacerlo), ayuda social y otros beneficios públicos a los jóvenes elegibles para la DACA. El Gobernador Pete Ricketts continuó con dicha postura. Pero una diversa coalición de habitantes de Nebraska de las áreas rurales y urbanas de diversas preferencias partidistas y de todas las edades, además de líderes de fe, de las fuerzas policiacas y de los negocios, la coalición Bible, Badge and Business (Biblia, Insignia y Negocio), aunado a organizaciones tales como Justice for Our Neighbors Nebraska, Heartland Workers Center y Nebraska Appleseed, defendieron y promovieron con éxito la legislación que otorgaba a los DREAMers licencias para conducir y licencias profesionales y comerciales.

La legislatura estatal en dos ocasiones anuló los vetos del Gobernador para poder preservar estos proyectos como ley.

Aunque nunca fue una panacea, la DACA brindó a los DREAMers y a quienes los apoyaban la esperanza de que seguiría una reforma real y permanente sobre inmigración. Sin embargo, el Presidente Donald Trump durante su campaña prometió revocar la DACA y perseguir a los inmigrantes indocumentados. Durante la actual administración que apenas tiene unas cuantas semanas en el poder, nadie sabe sí o cuando dará por terminada la DACA y junto con ello deshacer todo lo que se había logrado.

La DREAMer Alejandra Ayotitla Cortez, estudiante de último año en psicología en la Universidad de Nebraska-Lincoln, es una de las 3,275 personas beneficiadas por la DACA en Nebraska. Al irse dando que más personas llegan a la edad para ser beneficiadas por la DACA, ese número crecerá mientras el programa continúe vigente. Ella hace eco a lo que otras personas beneficiadas por la medida están diciendo: “En este momento nos enfrentamos a mucha incertidumbre. Aunque me gustaría saber lo que pasará con el programa, es muy difícil de predecir y eso es lo que lo hace más difícil. Estamos en un limbo. Obviamente si esto termina eso tendría muchas consecuencias negativas. En este momento estamos tratando de enfocarnos en trabajar con nuestros representantes en el nivel federal para tratar de redactar una norma que pueda proteger el programa”.

Una coalición de simpatizantes en Nebraska firmó una carta pública a los miembros de Nebraska en Congreso pidiéndoles que apoyen la continuación de la DACA en base a que permite que jóvenes como Alejandra puedan alcanzar su potencial. El argumento es que el trabajo que llevan a cabo, los comercios que crean, los impuestos que pagan, todo ello fortalece y no daña a los Estados Unidos de Norteamérica.  La legislación BRIDGE propuesta recientemente brindaría algunas protecciones en caso de que la DACA no fuere renovada o hasta que surja una reforma migratoria de mayor duración.

Jim Partington, Director Ejecutivo de la Nebraska Restaurant Association, dijo en una reciente conferencia de prensa en Lincoln en donde se anunció la carta: “No existe ninguna objeción lógica para no apoyar a estos jóvenes que llegaron aquí a una muy temprana edad, que han sido educados en nuestros sistemas escolares y que ahora están listos para unirse a la fuerza laboral y contribuir a nuestra economía y a nuestra sociedad.”

Ayotitla Cortez también habló en la conferencia de prensa. Ella antes había testificado ante Senadores estatales.

“Es importante para nosotros que compartamos nuestras historias para que podamos mostrar que los DREAMers estamos aquí, estanos contribuyendo y estamos llevando a cabo nuestro mejor esfuerzo para servir a nuestras comunidades,” nos dijo.

Lucy Aguilar, quien fuere DREAMer y estudiante de la Universidad de Nebraska en Omaha, defendió los derechos de los DREAMers a través de Young Nebraskans in Action (YNA), un programa del Heartland Workers Center (HWC).

Desde entonces ella ha obtenido la residencia permanente. Ella mantiene su postura de hace dos años: “Yo no creo que los beneficiados por la DACA deban estar ligados a políticas de inmigración o a una terminología de inmigración pues somos algo muy diferente. Yo conozco estatus y definitivamente no es en contra de la ley de ninguna forma. Yo simplemente estoy aquí como todos los demás tratando de hacer algo con mi vida, tratando de alcanzar mis metas y, en mi caso en particular, tratando de abrir un negocio y buscando tener éxito en ello.”

Ella apoya que los DREAMers retengan sus protecciones de la DACA.

Lucia Pedroza, Organizadora Principal del HWC y quien supervisa el YNA, dijo que esta cuestión ha hecho que los jóvenes participen haciendo que se escuchen sus voces mientras actúan juntos. Apoyar las leyes que otorgaron licencias a los DREAMers fue parte de ello.

“Los jóvenes comenzaron a organizarse después de las reuniones y aprendieron más sobre el proceso legislativo y los problemas en su comunidad”, dijo Pedroza. “Ellos sabían que tenían que hacer algo. Comenzaron por organizar a los estudiantes y maestros en South High School. Pudieron hablar sobre las propuestas y los proyectos de ley”.

“He visto a personas que hace unos años tenían miedo de hablar y compartir sus historias y que ahora comparten su verdad y trabajan con nosotros en el centro. Les he visto crecer y querer compartir su interés y su pasión con otras personas jóvenes. Es algo fenomenal. Ya no quieren quedarse fuera de esto y simplemente quejarse, ahora quieren hacer algo más. Entienden que no será solamente sobre ellos, que no pueden hacerlo solos y que necesitan del apoyo de la comunidad”.

Pedroza dijo que el trabajo a nivel comunitario del YNA “impactó el esfuerzo a nivel estatal en apoyo a la DACA”.

Ella y otros presentan un caso en el que se haga lo correcto y se permita que los DREAMers estén en el camino hacia la participación completa. Ayotitla Cortez se usa a sí misma como ejemplo de como la DACA tiene un impacto sobre la vida de las personas.

“En cuanto me registré en UNL yo comencé a trabajar en una guardería en la universidad gracias al permiso de trabajo que brinda la DACA. Ese fue el primer empleo que jamás tuve. Me ayudó a ganar lo suficiente para mantenerme y cubrir mis gastos y algunos gastos escolares. Esa fue una gran oportunidad. Durante mi segundo año tuve la oportunidad de trabajar como asistente de servicios en el Nebraska Center for Research on Children, Youth, Families and Schools. Ahora trabajo en El Centro de las Américas, una organización sin fines de lucro que principalmente sirve a la comunidad latina. Yo soy el coordinador del Programa de Educación para Adultos. Ayudar a mi comunidad es la forma principal en la que puedo dar de vuelta algo de lo que me ha sido dado”.

Ella desea que quienes se oponen puedan ver más allá de los miedos y los estereotipos.

“Yo creo que a algunas personas se les dificulta apreciar el lado humano o las contribuciones sociales que ha brindado la DACA. Estamos trabajando y haciendo llegar ingresos a la ciudad, al Estado y a la federación”.

Y luego están los mitos que  necesitan ser erradicados.

“Los que recibimos el beneficio de la DACA tenemos que pagar $485 cada dos años para renovar nuestro permiso de trabajo, así que es algo por lo que estamos pagando y no es algo que obtengamos de forma gratuita. Si se multiplica esa cantidad por las 700,000 personas que a nivel nacional son beneficiadas por la DACA, se aprecia como ese es dinero que está ayudando a la economía de cada Estado. Está creando empleos pues estamos trabajando y gastando, aunado a que algunos de nosotros inclusive estamos comenzando nuevos negocios”.

Pedroza comenta: “Es sobre las familias y el bienestar de seres humanos y brindar oportunidades a las personas que trabajan duro y que contribuyen de forma tan igual a los ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica”.

Emiliano Lerda, Director Ejecutivo de Justice for Our Neighbors (JFON), considera que la cuestión ha encontrado suficiente apoyo como para ir en contra de lo que quiere el Gobernador en base a la “muy diversa coalición que busca esos cambios”, agregando que “hay organizaciones tradicionalmente conservadoras y con tendencias republicanas que defienden esto al lado de las que tradicionalmente se consideran como organizaciones más progresivas. Está en verdad es una cuestión bipartidista que desafortunadamente ha sido utilizada por algunos políticos para galvanice un cierto segmento de la población para apoyo político. Pero los vastos aspectos de esta cuestión afectan a muchas personas de forma igual y las soluciones llegarán de todas partes, de personas que entienden el impacto económico y los beneficios de los inmigrantes y el desastre económico al que podríamos enfrentarnos si no tenemos acceso al trabajo de los inmigrantes”.

Charles Shane Ellison, director ejecutivo-director legal adjunto, dijo que es algo que beneficia a todos pues los patrones se benefician del trabajo de los DREAMers y los ingresos de los DREAMers ayudan a la economía. Tenemos además que considerar los grados avanzados que obtienen los DREAMers, la especializad que practican, los servicios que proporcionan, los productos que producen, etc.

Para Ellison, también es una cuestión de equidad y de eliminar una muy amplia aplicación de la ley.

“Muchos de mis clientes que califican para la DACA llegaron aquí cuando eran bebés. No conocen ningún otro país más que los Estados Unidos de Norteamérica. La ley es muy injusta. No considera cuestiones como el hecho de que estas personas no tuvieron ningún control sobre ingresar al país sin un estatus legal. Estos niños se encontraron creciendo bloqueados de poder acceder a alguna oportunidad para obtener un trabajo, para lograr sus sueños, por lo que la DACA fue algo increíble pues fue un parte aguas que permitió que las personas por fin pudieren salir de entre las sombras y participar en la fuerza laboral para buscad sus sueños en el único país que han conocido”.

“Aunque es inadecuada e imperfecta, ni podemos dejar de hacer ver la importancia de la DACA y el impacto que ha tenido en la vida de estas jóvenes personas”, nos dice Ellison.

Para el Pastor David Lux de la Iglesia Metodista St. Paul United Methodist Church (Lincoln), abrir los brazos a los DREAMers tiene que ver con la justicia social.

“Viven aquí y son parte de nuestras comunidades y lo han sido por años. Este es su hogar. Sin importar su documentación legal, son seres humanos que merecen equidad y una oportunidad. Contribuyen bastante a nuestras comunidades y abonan a su riqueza”.

Además, dijo Pedroza, con una población pequeña Nebraska está batallando con retener el talento joven y el país continúa envejeciendo, por lo que el Estado y la nación no pueden darse el lujo de perder a su mejor y más brillante grupo de jóvenes en edad de criar hijos.

No todas las personas que son elegibles para la DACA presentan una solicitud para recibir sus beneficios.

Ellison menciona lo siguiente: “A nivel nacional desde la creación del programa han recibido el beneficio de la DACA alrededor de 700,000 personas y creo que los estimados sobre el número de personas que eran elegibles fue de más de un millón. Hay diversos factores que llevan a entender por qué solamente 700,000 presentaron su solicitud. Algunas personas son muy prudentes frente a los riesgos mientras que otras no lo son. Los que son muy prudentes frente a los riesgos sienten que pagar cuotas para la solicitud a un programa que pronto desaparecerá o que podría desaparecer, además de darle al gobierno su información privada que necesitarían para aprehenderle y buscar su remoción, eso no es un buen negocio. Así que no están interesados o no están dispuestos a presentar una solicitud para ello aún si califican.

“Mucho depende de los hechos individuales para el caso. Si una persona ya está en el radar de la autoridad de inmigración, no están renunciando a nada al presentar su solicitud. Si no están en el radar de la autoridad de inmigración, entonces al presentar su solicitud con la posibilidad de que el programa desaparezca, entonces están tomando un riesgo”.

Ellison agregó: “Yo en verdad me he sorprendido por cuántas personas quieren presentar su solicitud, aún después de las elecciones, y que dicen ‘Yo todavía quiero renovar ni solicitud pues yo siento que vale la pena. Si no presento mi solicitud, no entraré. Si presento mi solicitud, tal vez el Presidente Trump cambiará su parecer o algo más pasará’. Muestra lo desesperadas que estaban las personas antes de la DACA. Ciertamente una de mis más grandes preocupaciones es que si la DACA es eliminada y no se reemplaza con algún tipo de protección… eso además de una falta de compasión por parte de las fuerzas de inmigración destruye y separa a las familias y trastoca las comunidades”.

JFON urge a quienes han sido beneficiados por la DACA que se preparen para su desaparición.

“Queremos que las personas contacten a un abogado para que puedan analizar cuáles son sus derechos y las defensas que puedan tener”, dijo Ellison. “Si la DACA desaparece, será un evento sumamente importante. Queremos que las personas sepan que existen ciertas protecciones legales a nivel constitucional que pueden tener así como otras formas de defensa que pueden buscar que existen en las leyes y no en las políticas. Mientras que el Presidente puede cambiar la política de inmigración al desaparecer el programa, que es simplemente una orden ejecutiva, él no tiene la autoridad para unilateralmente deshacer la ley.

“Pueden haber protecciones legales que existen para algunos jóvenes DACA que no conozcan hasta que consulten su caso con un abogado. Nosotros referimos a las personas a la línea telefónica de ayuda de Nebraska Legal Immigration”.

Mientras tanto Pedroza, una inmigrante Guatemalteca, encuentra consuelo en la confederación de intereses comunes que rodean a esta cuestión, tales como la coalición Bible, Badge and Business (Biblia, Insignia y Negocio) que está defendiendo la DACA. Estas coaliciones le indican que los Estados Unidos de Norteamérica tal vez no está tan dividido como lo presentan los medios, pero ella concede que es necesario generar más consenso.

“Lo que me mantiene motivada es el hecho de que podemos hacer mucho más para ser una comunidad, un estado y una nación inclusiva y que podemos trabajar juntos para mejorar la calidad de vida de las personas marginadas. No todos verán las cosas de la misma forma en que yo las veo, pero no tenemos que tener una sola forma de hacer las cosas. Mientas más perspectivas diferentes y colectivas podamos agregar, mayor será el impacto que podemos tener”.

Con el futuro de la DACA en el aire y el camino a una reforma en inmigración siendo una incertidumbre, Pedroza espera que se construyan puentes hacia los sueños y no muros de exclusión.

“Yo tengo dos pequeños y en verdad me importa su futuro. Yo quiero que sepan que existe algo que puede hacerse cuando trabajas con los miembros de la comunidad y los oficiales electos. Podemos tener un diálogo. No tenemos que estar todo el tiempo a la defensiva o a la ofensiva. Necesitamos tener el espacio en donde negociar y eso es posible. Yo pienso que la retórica nacional no ayuda. Muchas veces no todos son de mente abierta o conocen la historia del otro bando. Eso es algo con lo que debemos acabar. No vamos a convencer a nadie. Nadie va a ver esta cuestión de la misma manera. Pero no podemos rendirnos. Tenemos que trabajar con lo que tenemos y tenemos que hacer lo que podamos”.

Ella considera que sin importar la forma en que se den las cosas, los DREAMers y sus simpatizantes habrán comenzado un movimiento que no va a desaparecer.

“Algo que podemos hacer es ayudar a que las personas se empoderen a ellas mismas, para que así puedan continuar a trabajar para estas soluciones y que busquen otras opciones. En muchas ocasiones como comunidades de inmigrantes nos sentimos indefensas, así que buscamos ser parte del cambio para nuestra comunidad. Pero ese poder colectivo en verdad hace que las personas sientan que pueden hacer algo. Puede ser como un efecto dominó en donde una cosa lleva a algo más grande o que podamos inspirar a las personas para que participen”.

Ser visto y escuchado es un comienzo.

Visite jfon-ne.org, heartlandworkerscenter.org, neappleseed.org,

Lea más del trabajo de Leo Adam Biga en leoadambiga.com.

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Inglés Estadounidense.

[:]