[:en]The Up and Coming Mexican Elections [:es]Las próximas elecciones en México[:]

0
20

[:en]This year Mexico will have federal and state elections. On July 1, Mexicans will elect President, 500 representatives for the lower house, and 128 senators. Mexicans will also elect governors for the States of Guanajuato, Jalisco, Chiapas, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatan, and Mexico City. Thirty of the thirty-two States will renovate legislatures, and there will be hundreds of local elections. Nationally, more than three thousand candidates are on the ballots striving for official’s positions.

These elections are reportedly the largest ones in the history of the country.  They are as well the most competitive, expensive, and complicated in the history of the country.

According to INE (Instituto Federal Electoral- Federal Elections Institute), the governmental agency in charge of the elections, more than 87 million Mexicans in the country are registered to vote. Concerning Mexicans residing in the U.S. and other nations, they can cast their votes in embassies and consulates. Estimates state that more than half-million Mexicans living in the U.S. are eligible to vote. However, the number of those registered, according to legal procedures, are only 25 thousand. These numbers are expected to grow as information over the elections is widely broadcasted.

The central candidate is Andres Manuel Lopez Obrador representing MORENA (Movimiento de Renovacion Nacional, National Renovation Movement), PES (Partido Encuentro Nacional-National Meeting Party), and PT (Partido del Trabajo-Workers Party). Obrador, a presidential candidate in 2012 and former Mayor of Mexico City, is considered a leftist and often branded a populist leader. His losing bid for president in 2012 riffed with claims of fraud and harmful propaganda. This time around, Obrador propositions’ include old and new plans. Among them are free and open access to public universities and the financial support of the elderly and disabled. Substantial to Mexican nationalism is his reconsideration of the privatization of the energy sector, which means PEMEX back to Mexican State control. Obrador wants to send the military, currently in the streets of Mexico, back to their barracks. Considering renegotiation of NAFTA, he intends to wait until after the elections. Probably the most controversial of Obrador proposals is an entreaty for dialogue with drug cartel leaders. Aside from it, MORENA  has perplexed many with the addition of PES to the leftist coalition. PES is a Christian based organization, pro-family, anti-Gay, and anti-abortion. These positions are nor endorsed by MORENA and PT.

The candidate for the PRI (Partido Revolucionario Institucional- Institutional Revolutionary Party), actually in power, is Jose Antonio Meade. He was the Finance Secretary in the present cabinet of Enrique Peña Nieto and has no experience as an elected official.  The PRI is allied with PVEM (Partido Verde Ecologista Mexicano- Mexican Green Party) and PANAL(Nueva Alianza Party-New Alliance Party). Meade’s platform does not offer anything original. He promises to renew the battle against the violence generated by drug cartels, end corruption, decrease poverty and social inequality, and restore trust in political institutions. Concerning the economy, Meade argues he will strengthen and expand the economic reforms of the current administration. Contentious to his candidacy is the alliance with PANAL. This party created by the convicted corrupt leader of the National Teachers Union (SNTE), Elba Esther Gordillo, actually under house arrest. The acceptance of PANAL into Meade’s coalition has raised grave apprehensions about the PRI commitment to end dishonesty and theft.

Ricardo Anaya leads the third political force contending in the elections. He spearheads the alliance Mexico al Frente (Mexico to the Front). The political parties behind him are PAN (Partido Accion Nacional- National Action Party), PRD (Partido de la Revolucion Democratica- Revolutionary Democratic Party), and MC (Movimento Ciudadano-Citizens Movement). This alliance incorporates right,  left, and center of the political spectrum. The conservative PAN controlled the government between 2000 and 2012. It is the party that in 2006, under the presidency of Felipe Calderon Hinojosa, declared war on drugs. The conflict led by the military is considered a total failure. Quite to the contrary, it has caused hundreds of thousands of dead, maimed, dislocated, disappeared, and orphans. The PRD, the party, created in 1989, once promised clean elections, economic reforms to end poverty and eradicate part, PRD corruption turned as dishonest as its political rivals. One of the most reprehensible events happened under the leadership of the PRD in the State of Guerrero. It was the kidnapping and disappearance of 43 students of the Rural Normal School in Ayotzinapa in 2014. Up to this date, there is no satisfactory governmental response, students are still missing, and there is no justice. Another challenging ally is MC. The party officially created in 1996 self-describes as a social-democrat organization for the defense of human rights, citizen participation in the democratic process. Some observer rank MC right of center.

There are 86 independent candidates for the 2018 presidential elections.  Prominent among them are Margarita Zavala, wife of former PAN President Felipe Calderon and Jaime Rodriguez Calderon, “El Bronco,” Spanish for wild or rough, who is on leave from the governorship of his home state, Nuevo Leon. In the popular category running for the Senate is Sinaloa businessman Manuel Clouthier Carrillo and Pedro Kumamoto from Jalisco. The latter won a place in the lower house of his home state of Jalisco during the mid-term elections in 2015. “Kuma,” as he is known, was 25 years old when he won his State representative seat and had never been a member of a political party. The campaign was almost run through social media with thin economic resources and detached from political parties or organization coalitions.

Noticeable among independent candidates for the presidency is Maria de Jesus Patricio Martinez. She is 54 years old and is the candidate for the mostly indigenous EZLN (Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional-Zapatista Liberation Army) the Chiapas insurgent army that rose up in 1994 and the CNI (Consejo Nacional Indigena-National Indigenous Council).  Maria de Jesus, popularly known as MaryChuy, is a Nahuatl Medicine Woman, Healer, and activist from Tuxpan, State of Jalisco. In 1992, she began a consulting office attending the local and surrounding community with domestic remedies. Five years later, her practice broadly acknowledged locally and regionally, attracted the attention of indigenous medical practitioners of the University of Guadalajara. In 1997, the institution partnered with MariChuy to offer her traditional medicinal attention (herbalism,  homeopathy, and iridology) combined with western medical care. Aside from attending patients, the initiative opened a school. In it, bilingual teachers and traditional medicine practitioners offer classes of Nahuatl language, herbalism, and domestic remedies. School teachers document the medicines, herbs, plants, preparations, and therapies they provide. At the same time, they keep oral records in Nahuatl and Spanish of community memories, later translated into textual archives. MariChuy for most of her life has been active in defense of native rights. She represents 11 million Mexicans of 68 indigenous groups distributed throughout the country.

The sizable number of independent candidates reflects, among other things,  the breakdown of citizens trust in political parties and institutions of law and order.  Recent polls give Lopez Obrador the lead with 34 percent of the voters’ preferences. Second Is Anaya with 23 percent, and a distant third is Meade with 19 percent. Most observers of the electoral process are not surprised with the figures. Peña Nieto has the lowest approval ratings ever since Mexican politics adopted them and profound disbelief exists toward PRI and PAN. The disenchantment of the government, elections, and rise in violent crimes weigh heavily on Mexican voters.[:es]Este año México tendrá elecciones estatales y federales. El 1ro de julio los mexicanos elegirán Presidente, 500 representantes para la Cámara de Diputados y 128 Senadores. Los mexicanos también elegirán gobernadores en los Estados de Guanajuato, Jalisco, Chiapas, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatán y la Ciudad de México. Treinta de los treinta y dos Estados también renovarán sus congresos locales y habrá cientos de elecciones. A nivel nacional, más de tres mil candidatos estarán en las boletas electorales buscando ser elegidos.

Estas elecciones son las más grandes en toda la historia del país, además de ser las más competitivas, caras y complicadas en toda la historia de este país. De acuerdo con el INE (Instituto Federal Electoral), la agencia gubernamental a cargo de las elecciones, más de 87 millones de mexicanos en el país están registrados para votar. Los mexicanos que residen en los EE.UU. y en otras naciones pueden emitir su voto en las embajadas y consulados mexicanos. Se estima que más de medio millón de mexicanos que viven en los EE.UU. son elegibles para votar. Sin embargo, de acuerdo con los procesos legales, solamente 25,000 están registrados. Se espera que estos números crezcan al aumentar la transmisión de la información sobre las elecciones.

El candidato principal, Andrés Manuel López Obrador representando a MORENA (Movimiento de Renovación Nacional), PES (Partido Encuentro Nacional) y PT (Partido del Trabajo), candidato presidencial en el 2012 y antes de ello fue Presidente Municipal de la Ciudad de México, es considerado de izquierda y ha sido denominado como un líder populista. Al perder la carrera para la presidencia en el 2012, argumentó fraude y una campaña sucia en su contra. En esta ocasión, las propuestas de López Obrador incluyen planes viejos y planes nuevos. Entre estos encontramos el acceso público y gratuito a las universidades públicas y el apoyo financiero para los adultos mayores y para las personas con discapacidad. Algo importante para el nacionalismo mexicano es su reconsideración sobre la privatización del sector energético, lo cual significa que PEMEX regrese a estar bajo el control del Estado Mexicano. López Obrador quiere enviar a los militares, que actualmente patrullan las calles de México, de vuelta a los cuarteles militares. Considerando la renegociación del TLCAN, él tiene la intención de esperar hasta después de las elecciones. La que probablemente es la propuesta más controversial de López Obrador es una consideración para dialogar con los líderes de los cárteles de drogas. Además de todo eso, MORENA ha dejado perplejo a más de uno con la adición del PES a su coalición de izquierda. El PES es una organización con bases cristianas, pro familia, anti-gay y anti-aborto. Estas son cuestiones que no son apoyadas ni por MORENA ni por el PT.

El candidato del PRI (Partido Revolucionario Institucional), el partido actualmente en el poder, es José Antonio Meade. Él fue Secretario de Hacienda en el actual gabinete de Enrique Peña Nieto y no tiene experiencia como oficial electo. El PRI se ha aliado con el PVEM (Partido Verde Ecologista Mexicano) y con el PANAL (Partido Nueva Alianza).  La plataforma de Meade no ofrece nada original. Él promete renovar la batalla contra la violencia generada por los carteles de drogas, poner fin a la corrupción, disminuir la pobreza y la desigualdad social y restaurar la confianza en las instituciones políticas. En cuanto a la economía, Meade argumenta que él fortalecerá y expandirá las reformas económicas de la actual administración. Resultó algo polémico para su candidatura la alianza con el PANAL. Este partido fue creado por Elba Esther Gordillo, la corrupta líder convicta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quien actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario. La aceptación del PANAL en la coalición de Meade ha levantado críticas al compromiso del PRI de acabar con la deshonestidad y el robo.

Ricardo Anaya lidera la tercera fuerza política en contienda en las elecciones. Él dirige la alianza México al Frente. Los partidos políticos detrás de esta alianza son el PAN (Partido Acción Nacional), el PRD (Partido de la Revolución Democrática) y el MC (Movimiento Ciudadano). Esta alianza incorpora partidos políticos de derecha, izquierda y del centro del espectro político. El PAN, partido conservador, estuvo en el poder entre los años de 2000 al 2012. Es el partido que, en el 2006, bajo el Presidente Felipe Calderón Hinojosa, declaró la guerra contra las drogas. El conflicto, liderado por las fuerzas militares, es considerado un fracaso total pues ha ocasionado miles de muertes, de personas mutiladas, desplazadas, desaparecidas y de un gran número de niños que terminaron huérfanos. El PRD, partido creado en 1989, en su momento prometió elecciones limpias, reformas económicas y poner fin a la pobreza, pero la corrupción en el PRD le volvió tan deshonesto como sus rivales políticos. Uno de los eventos más reprochables en la historia del país sucedió bajo el liderazgo del PRD en el Estado de Guerrero: el secuestro y la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural en Ayotzinapa en el 2014. Hasta la fecha, no se ha tenido una respuesta por parte del gobierno que sea satisfactoria pues los estudiantes todavía no aparecen y no ha habido justicia. Otro aliado que presenta un reto es el MC. El partido fue creado de forma oficial en 1996 y se auto-describe como una organización democrática-social para la defensa de los derechos humanos y la participación ciudadana en el proceso democrático. Este partido se considera de centro-derecha.

También hay 86 candidatos independientes para las elecciones del 2018. Los más notorios entre estos son Margarita Zavala, esposa del antes Presidente Felipe Calderón Hinojosa del PAN, así como Jaime Rodríguez Calderón, conocido como “El Bronco”, quien pidió licencia de su cargo como Gobernador del Estado de Nuevo León para competir por el cargo. Entre los candidatos que buscan un puesto en el Senado, por Sinaloa encontramos al empresario Manuel Clouthier Carrillo y a Pedro Kumamoto de Jalisco. Kumamoto ganó un puesto en la Cámara de Diputados en su Estado de Jalisco durante las elecciones de medio término en el 2015. “Kuma”, como se le conoce, tenía 25 años de edad cuando ganó su puesto y nunca había sido miembro de algún partido político. La campaña se llevó a cabo prácticamente en su totalidad a través de las redes sociales con un bajo presupuesto para ello y sin estar conectado a algún partido político o a alguna coalición.

Otro candidato que resalta entre los independientes que buscan la Presidencia es  María de Jesús Patricio Martínez. Ella tiene 54 años de edad y es candidata por el  EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional), el grupo insurgente en Chiapas que se alzó en maras en 1994, y del CNI (Consejo Nacional Indígena).  María de Jesús, conocida popularmente como Marichuy, es una curandera Náhuatl, sanadora y activista de Tuxpan, Jalisco. En 1992, ella comenzó con un espacio para consultar a las personas de la localidad y de las comunidades aledañas con remedios domésticos. Cinco años después, su práctica fue reconocida ampliamente a nivel local y regional, atrayendo la atención de los practicantes de medicina indígena de la Universidad de Guadalajara. En 1997, la institución se asoció con Marichuy para ofrecer su atención médica tradicional (herbología, homeopatía e iridología), en combinación con cuidados médicos occidentales. Además de atender pacientes, la iniciativa abrió una escuela. En esta, maestros y practicantes de medicina tradicional bilingües ofrecen clases en idioma Náhuatl, así como remedios de herbología y remedios caseros. Los maestros documentan las medicinas, hierbas, plantas, preparaciones y terapias que proporcionan. Al mismo tiempo, mantienen un registro oral en Náhuatl y en español de las memorias de la comunidad que posteriormente son traducidos para los archivos textuales. Durante gran parte de su vida Marichuy ha estado active en la defensa de los derechos de los nativos. Ella representa a 11 millones de mexicanos de 68 grupos indígenas distribuidos por todo el país.

El considerable número de candidatos independientes refleja, entre otras cosas, la desconfianza de los ciudadanos en los partidos políticos y las instituciones. Las encuestas recientes colocan a López Obrador al frente con un 34% de las preferencias de los votantes. En segundo lugar se ubica Anaya con el 23%, mientras que Meade está en tercer lugar con un 19%. Peña Nieto cuenta con la más baja calificación de aprobación en toda la historia desde que fueron adoptadas esas calificaciones en la política mexicana, además de existir una gran desconfianza hacia el PRI y el PAN. Este desencanto con el gobierno, hacia las elecciones, así como el incremento en los crímenes violentos, es algo que pesa profundamente sobre los votantes mexicanos.[:]

LEAVE A REPLY